La depresión puede afectar al estado neurológico en niños de sólo siete años – las señales de alarma pueden indicar problemas psiquiátricos y sociales en la edad adulta, advierten a los especialistas.

depresión

Un equipo de científicos estadounidenses analizó a 94 niños mediante escaneos cerebrales y llegó a la conclusión de que era capaz de predecir a aquellos que sufrirían depresión severa a los 11 años.

Los niños realizaron resonancias magnéticas cuando tenían siete años, según el estudio publicado en el periódico científico JAMA Psychiatry.

Expertos de la Universidad de Northeastern en Boston, en los Estados Unidos, afirmaron que los resultados mostraban que sus cerebros parecían tener un menor flujo sanguíneo entre las regiones que controlan la toma de decisiones y el humor.

Cuatro años después, el mismo grupo de niños fue sometido a una evaluación del comportamiento en la que revelaron signos aún más atenuados de depresión.

Los investigadores llevaron a cabo simultáneamente entrevistas con los padres de los jóvenes para discernir correctamente su estado de ánimo.

A continuación, clasificaron a los niños en cuanto a su capacidad para internalizar emociones, tales como alejamiento de la familia y amigos, ansiedad y síntomas físicos, incluyendo cansancio extremo.

Los investigadores descubrieron que los síntomas depresivos habían empeorado en cuatro años entre uno de cada cinco niños.

Estos son, según los expertos estadounidenses, los principales signos de alarma a los que los padres y educadores deben prestar atención, que afirman que la depresión “puede detectarse en niños de sólo siete años”:

1. Mal humor constante;

2. Rabietas y llanto;

3. Pérdida de interés en actividades que antes apreciaban;

4. Sensación de cansancio constante;

Seguro te interesa  ¿Por qué la sal es peligrosa?

5. Pérdida de apetito o hambre excesiva;

6. Dificultad para dormir;

7. Falta de concentración;

8. Baja autoestima;

9. Pensamientos autodestructivos o suicidas.

Si sospecha que su hijo sufre depresión, debe consultar a un médico general, psicólogo o psiquiatra capaz de diagnosticar e identificar el posible Tipo de tratamiento que debe adoptar.

Facebook Commentarios