Democracia, prensa y lectores

0
58

Siempre los periodistas tenemos compromisos con la verdad, de la verdad de los hechos, de la libertad de prensa y el derecho de los lectores a ser informados de forma veraz. Pero  ¿Cuál  verdad?. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de la verdad? Claro,  muchos dirán  que esta pregunta tiene una gran profundidad metafísica, yo no pretendo sumergirme en ella, ni siquiera chapotear el lindero de sus aguas.

Pero los lectores  tienen la oportunidad de revisar a primera hora del día los periódicos, algunos disfrutamos del privilegio de informarnos de los hechos que hacen la historia de nuestro país y de los avatares de la vida de la sociedad, y otros de nutrirse con la prensa mediática o basura. Esa es nuestra realidad de  lectura, nos permite la posibilidad de formarnos una opinión sobre el devenir político y social de nuestro  pueblo, sin o con  la anteojera del dogmatismo y sus verdades absolutas.

Mejor dicho, a juicio critico  se impone el imperio de la razón  cuando se trata de discernir los elementos de un periodismo serio, responsable, ético y objetivo; capaz de ofrecernos diariamente una ventana de información veraz, para recibir lo mejor de su trabajo periodístico, desechando lo peor. ¿La prensa se ha visto reforzada durante y después de los últimos escándalos sobre corrupción y  de la renuncia de PPK? O ¿Los lectores han empezado a pensar  sobre el rol  de la prensa en una democracia, ahora más o menos importante que antes”?

En momentos de crisis tan profunda como la actual debería dar origen a grandes debates, de los colegios profesionales, amplificados y enriquecidos por los medios de comunicación su compromiso con la democracia,  a fin de que lleguen al mayor número posible de ciudadanos, sin pedir nada a cambio ni pensar en la torta publicitaria. La misión de la prensa es ser independiente. No estar aliados con ningún partido ni con ningún político, sino con la verdad: investigar, verificar los hechos y publicarlos.

Algunos lectores se preguntan si la prensa podría mantener una línea de principios a favor de la democracia y el Estado de Derecho, en defensa de las libertades civiles, políticas y sociales en este  nuevo gobierno? Ya se fue PPK, ahora hay un nuevo presidente de la República, Martín Vizcarra que necesita el apoyo de todos los peruanos para la reconstrucción y dio como resultado que en su primera visita al interior del país,  en Piura, el jefe de Estado constató lo poco que se ha avanzado en los trabajos, luego de los daños causado por “Niño Costero”, afirmara  que se tiene que agilizar la ejecución.

Tenemos  un presidente comprometido en la lucha contra la corrupción,  que  sobre  los “Kenjivideos”, señaló: “Lo que hay que castigar le corresponde al Poder Judicial,  el cual tiene que determinar el nivel de responsabilidad y las sentencias y castigos que correspondan.  Nosotros nos tenemos que enfocar en las obras, para que sean hechas rápida, pero honestamente”. Ya en Palacio de Gobierno, Vizcarra, acompañado del titular del Congreso, Luis Galarreta,  y del contralor Nelson Shack, presidió la promulgación de la Ley de Fortalecimiento de la Contraloria.

En mi opinión, en esta Semana Santa, reflexionemos que sin  una mejora sustancial de la democracia en nuestro país, trabajar con honestidad,  principalmente en materia de calidad institucional, la libertad de prensa seguirá bajo amenaza constante, sobre todo de parte de aquellos funcionarios, políticos y empresas  corruptas que intentan concentrar poder de manera ilegítima para someter no solo a los demás poderes y a la oposición, sino también a los medios.

Si en verdad queremos avanzar de manera firme y sostenible en materia de libertad de prensa, la mejor calidad institucional de nuestras democracias debe acompañarse por un lado, de funcionarios, políticos y empresarios  comprometidos con la tolerancia, la transparencia, la rendición de cuentas, el pluralismo y una sana apertura a la crítica, y, por el otro, de una prensa más profesional, más independiente y con mayores niveles de credibilidad.

Llego la hora de cambiar el “chip”,  de a aprovechar las nuevas herramientas como el vídeo, el audio o las redes sociales. Es importante que los medios las empleen para difundir sus contenidos porque gran parte de los lectores reciben información a través de ellas. Porque  vivimos en un mundo móvil, todos disponemos de un smartphone”, tienen que escuchar a la gente, y para ello las redes sociales suponen una buena fuente a la hora de conocer tanto las preocupaciones como las aspiraciones de las personas.

Facebook Commentarios
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político