Fuentes del hospital han confirmado la admisión de un cuarto herido ocular este domingo.

Cuatro hombres perdieron el ojo después de haber sido golpeados por balas de goma y espuma lanzadas por las autoridades españolas durante los enfrentamientos que han tenido lugar en Barcelona. Fuentes hospitalarias presentaron a la prensa española este domingo que se había admitido a un joven en el hospital de Sant Pau, siendo la cuarta víctima de estos proyectiles.

Barcelona

Además, informa al Servicio Médico de emergencia, citado por el Periódico, que ya se han visto afectadas 579 personas en toda Cataluña. Entre los heridos hay un joven que está en estado considerado grave después de ser golpeado en la cabeza.

Alba Vergés, ministra de Sanidad de Cataluña, reveló en una entrevista con la emisora RCA-1 que se ha producido un “cambio de tamaño” en lo que se refiere al número de heridos atendidos. Hasta este sábado han acudido a los hospitales cerca de cien personas por noche, pero ayer esa cifra se redujo a 14. La ministra, ya cuestionada en relación con los manifestantes que perdieron los ojos, dijo que no podía corroborar la información.

Pero no fueron sólo los manifestantes los que resultaron heridos, sino también los agentes de la fuerza de seguridad tuvieron que recibir tratamiento hospitalario. Tres agentes de la Policía Nacional siguen internados en diferentes unidades de Barcelona, uno de los cuales está en estado grave después de recibir un disparo en la cabeza el viernes pasado. Sin embargo, las fuentes de la Agencia Efe indican que la plantilla del agente ha mejorado en las últimas horas.

Seguro te interesa  Estados Unidos acusa a China de imperialismo en el Sudeste Asiático

La imagen que puede ver al principio de este artículo fue captada por la objetividad de Reuters y, supuestamente, retrata las balas de goma disparadas por la policía.

Barcelona despertó de una noche más tranquila

Recordemos que durante el sábado, el primer ministro español, Pedro Sánchez, se negó a hablar con el jefe del Gobierno Regional de Cataluña, el independentista Queim Torra, mientras no condenara “explícitamente” la violencia y reconociera el trabajo de la policía en la contención de los disturbios de los últimos días.

El liderazgo de Torra se está cuestionando cada vez más con varias voces en los principales partidos independentistas, la Izquierda Republicana de Cataluña (ERC – socialistas moderados) y juntos por Cataluña (centro-derecha), criticando la falta de liderazgo y empezando a hablar de la posibilidad de adelantar las elecciones regionales.

En efecto, la capital de Cataluña despertó esta mañana con una lluvia débil después de una noche con momentos de gran tensión, pero sin los disturbios de los últimos días, con los grupos radicales violentos dando una tregua.

La manifestación de independentistas del sábado se caracterizó por la aparición de grupos de pacifistas que, al final del día, se interpusieron entre la policía y los más agitadores actuando como una especie de amortiguador que parece haber funcionado.

Con la concentración fuera de lugar, ya después de la medianoche, cientos de manifestantes continuaron frente al cordón policial, mientras que pocos grupos de radicales hacían algunas barricadas con cubos de basura que incendiaron en los alrededores, y hubo momentos de gran tensión con las fuerzas del orden amenazando con cargas policiales.

Facebook Commentarios