Cuando el cuerpo no elimina el agua y ésta queda retenida, se produce un trastorno llamado retención de líquidos.

retención de líquidos

En la retención de líquidos, los pies resisten a entrar en el zapato, las piernas se hinchan como si fueran un neumático Michelin, la celulitis es implacable, las ojeras añaden años a la cara, y la barriga aparece protuberante.

Son las áreas de nuestro cuerpo las que buscan el líquido para quedarse. Estas son las cuatro causas principales:

Abusa de la sal

Da sabor a los alimentos, pero su consumo afecta al corazón: cuando ese órgano

No está bebiendo suficiente agua.

La ingestión de agua durante el día es muy importante para evitar la retención de líquidos, especialmente si hace ejercicio físico.

Es culpa de las hormonas.

La retención es mucho más frecuente en las mujeres: las hormonas femeninas desempeñan un papel importante en su desarrollo. Durante los meses de gestación, por ejemplo, el cuerpo retiene más agua de la normal debido principalmente a cambios hormonales y exceso de peso, pero es algo que se resuelve solo después del parto.

Tiene problemas de salud

Puede ser una consecuencia de la presencia de ciertas patologías preexistentes, como insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad renal o cirrosis hepática. Otro motivo es el mal funcionamiento del sistema linfático, que defiende al organismo contra las infecciones.

La inflamación también puede formar parte de una infección o una alergia.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Portugal considera un "barril de pólvora" por la organización internacional