Ricos, ricos, ricos.- Todo es una cuestión de ‘juego’, que pasa por no poner en riesgo su fortuna o de cooperar con los demás para hacer crecer.

Cuanto más se tiene, menos se quiere compartir, fue la conclusión a la que llegó un estudio hecho por un grupo de estudiantes de la Universidad de Queen Mary, en Londres, que se basó en una experiencia social.

Por Ello, Osman, profesora de Ciencias Biológicas y Químicas, el motivo parece estar en el esfuerzo realizado para conseguir llegar al nivel más alto “se obtiene una gran cantidad a través de su esfuerzo, entonces es probable que desee conservar todo lo que ha ganado. Ya si sus fuerzas son limitadas, por otro lado, será visto como un incentivo para colaborar con los demás”, aunque ello signifique compartir su dinero.

La suposición, por parte de los que menos tienen, es el de que, al cooperar, otros también lo hagan y por lo tanto lo que se gana puede ser provechoso para todos los participantes.

Por otro lado, aquellos que tienen más posesiones parecen tener menos empatía, en pro de la defensa de aquello que es suyo, sugiere Magda, autora del estudio, señalando que esta no es una regla estricta a todos los casos y que la investigación se sustenta más en la idea de juego y la inversión conjunta.

Facebook Commentarios