Lavarse los dientes al menos tres veces al día protege el corazón, apunta estudio. Según los científicos, las bacterias que se eliminan durante la cepillación aumentan el riesgo de latidos irregulares del corazón e insuficiencia cardiaca.

cepillar dientes

Cepillarse los dientes no es importante sólo para la salud de su boca. De hecho, el hábito también puede ser bueno para el mantenimiento de un corazón sano: La falta de higiene oral puede transportar bacterias al torrente sanguíneo, abriendo las puertas al desarrollo de inflamaciones generalizadas en el organismo.

Esta condición aumenta el riesgo de latido irregular del corazón e insuficiencia cardiaca — la capacidad del corazón para bombear sangre al resto del cuerpo.

Un estudio publicado en el European Journal of Preventive Cardiology examinó la relación entre la higiene bucal y la aparición de estas dos condiciones.

Para ello, se analizaron datos de más de 160.000 participantes en el Sistema Nacional del Seguro De Enfermedad De Corea, de edades comprendidas entre 40 y 79 años, sin antecedentes de fibrilación atrial o insuficiencia cardiaca.

Los participantes fueron sometidos a un examen médico rutinario entre 2003 y 2004, en el que se recopiló información sobre altura, peso, pruebas de laboratorio, enfermedades, estilo de vida hábitos de higiene bucal.

Durante 10 años y medio, se produjeron casi cinco mil (3%) casos de fibrilación atrial y casi ocho mil (4,9%) episodios de insuficiencia cardiaca.

Los autores concluyeron que lavarse los dientes tres o más veces al día se asoció con un riesgo un 10% menor de frecuencia cardíaca irregular y con un riesgo un 12% menor de insuficiencia cardiaca.

Seguro te interesa  A ritmo de entrenamiento Selección de Perú ganó fácil

En el estudio, los investigadores afirman que el resultado no se vio influido por factores tales como edad, sexo, condición socioeconómica, Ejercicio físico regular o no, consumo de alcohol o índice de masa corporal.

La explicación es que el cepillado reduce la proliferación de bacterias entre los dientes y las encías, impidiendo que lleguen al torrente sanguíneo, algo que ya se ha confirmado en estudios anteriores.

Facebook Commentarios