¿Cuál es el mejor Seguro de Vida? aprenda a seleccionar
A diferencia de lo que pueda pensar, un Seguro de Vida no es un producto muy complicado, ni siquiera requiere tantos conocimientos como, por ejemplo, los Seguros de inversión y de ahorro.

seguro de vida

No obstante, es importante conocer algunos conceptos básicos y, sobre todo, saber analizar su situación personal para poder encontrar la solución que más le conviene.

Algunas nociones previas

Antes de empezar a buscar información, es importante conocer algunos conceptos básicos.:

Seguro de vida individual: un Seguro de Vida Individual normalmente garantiza un pago en caso de fallecimiento o invalidez (dependiendo del tipo de seguro contratado) de la persona cuyos riesgos están cubiertos por la póliza.

Tomador del seguro: es la persona que contrata el seguro propiamente dicho y es responsable del pago de la prima correspondiente.

Persona asegurada: persona cuyos riesgos están cubiertos por el contrato.

Beneficiario: es la persona que, como su nombre indica, recibirá el importe pagado por el asegurador en caso de siniestro previsto en la póliza de seguro contratado.

Capital seguro: es el importe máximo que deberá pagar el asegurador en caso de siniestro previsto en las condiciones Particulares de la póliza de seguro de Vida.

Dentro de las opciones ofrecidas por cada asegurador, es frecuente que el valor del capital asegurado sea definido por el propio tomador de la póliza, ya que se refiere al valor que se pagará a los beneficiarios – normalmente herederos – en caso de muerte (o invalidez, dependiendo del tipo de seguro contratado) y que puede variar en función de la situación personal de quien lo contrata.

Por lo tanto, es lógico que, en la mayoría de los casos, cuanto más alta sea la opción del Capital Seguro, más cara será la prima del seguro.

¿Qué cantidad óptima de Capital Seguro debo contratar?

Cuando se toma la decisión de contratar un Seguro de Vida, también es importante reflexionar sobre “¿qué cantidad óptima de Capital Seguro debo contratar?”de la respuesta a esta pregunta depende directamente el valor de la prima que pagará cada año y, por lo tanto, es importante una decisión reflexionada: si contrata un Capital seguro demasiado alto, estará pagando en exceso cada año y, si contrata demasiado bajo, la cobertura puede no ser suficiente para hacer frente a los imprevistos.

A continuación analizaremos cómo tomar una buena decisión.

Prima: es el importe que el tomador pagará anualmente por el seguro. Y se calcula sobre la base de la probabilidad de que el siniestro cubierto se produzca durante la duración del seguro. En un seguro de este tipo, y en el momento de la contratación, este importe varía en función de:

Seguro te interesa  7 ventajas de los seguros de vida

Del Capital Seguro que, como se ha dicho anteriormente, traduce el valor que se pagará en caso de siniestro.

De la edad de la persona Segura. Cuanto mayor sea la Persona asegurada, mayor será la prima del Seguro, ya que el riesgo asociado a la probabilidad de fallecimiento también aumenta en función de la edad.

Las condiciones de salud de la persona Segura, ya que tendrá repercusiones directas en el riesgo asumido por el asegurador. Para una aseguradora, el riesgo de un siniestro de una persona sana es menor que el de una persona que fuma o ha sufrido un infarto, por ejemplo.

Y, de otros factores como la práctica de algunos deportes o el ejercicio de determinadas profesiones consideradas de alto riesgo y que, por consiguiente, aumentan la probabilidad de fallecimiento y, por lo tanto, influyen en el valor que se paga por proteger a una determinada persona.

Coberturas: las coberturas de una póliza de seguro se refieren al tipo de riesgos cubiertos por la misma. En un Seguro de Vida, la cobertura principal es el fallecimiento, lo que significa que los beneficiarios reciben el importe del Capital asegurado en caso de fallecimiento de la Persona asegurada, de conformidad con las condiciones contractuales.

A menudo, en este tipo de seguros, pueden contratarse coberturas adicionales, como la incapacidad Total y Permanente (ITP), que, en la mayoría de los casos, garantiza el pago del Capital Seguro aun cuando no se produzca el fallecimiento de la Persona asegurada, pero que, como consecuencia de enfermedad o accidente, su capacidad para ejercer cualquier profesión compatible con sus conocimientos y aptitudes, se vea afectada de forma total y definitiva.

Es importante analizar detenidamente las condiciones contractuales para verificar los términos y Condiciones de cada cobertura y cómo está definida, ya que puede variar.

En resumen, la prima del seguro también varía en función de las coberturas contratadas – que cuanto más amplias sean – como consecuencia de la probabilidad de que se produzca un siniestro cubierto por ella.

Por lo tanto, es necesario seleccionar las opciones más adecuadas para su perfil y sus posibilidades financieras. No sirve de nada un seguro que cubra cualquier situación, si después no existe la posibilidad de mantenerlo por el elevado coste que representa, o si cubre riesgos para los que la Persona asegurada no está sujeta.

Seguro te interesa  ¿Qué posibilidades ofrece el scout financiero?

seguros de vida

Seleccionar el seguro ideal. ¿Cuál es la mejor opción para usted?

También existen Seguros de Vida específicos para los préstamos para vivienda, cuya diferencia principal es que el beneficiario – en estos casos – es la propia entidad acreedora la que posee el crédito y que a menudo se deriva de los requisitos de la propia entidad como condición para acceder al préstamo.

La contratación de un Seguro de Vida no suele estar indicada para todo tipo de personas, ya que, por definición, este tipo de seguro sirve para proteger a los familiares, del problema económico que puede significar el fallecimiento de una persona.

Por lo tanto, la recomendación es que el seguro de vida sea contratado por cualquier persona que tenga una dependencia financiera y que quiera tener una vida más tranquila.

De este modo, la elección del seguro de Vida ideal debe ser el resultado de un proceso de análisis cuidadoso de su situación personal.

Una pregunta que podría servir de punto de partida para este análisis sería “en la actualidad, ¿Cuál es el peso de los gastos mínimos mensuales que necesita mi hogar y cuál sería la diferencia en caso de disminución de los ingresos proporcionados por mí?”

Imagínese el ejemplo de una situación familiar de ingresos procedentes de dos cabezas, en la que cada uno aporta unos 1.000 euros.

En caso de fallecimiento de una de ellas, los ingresos se reducirán a la mitad. Imagine también que en este hogar hay hijos, hipoteca y un trabajador por cuenta propia. La reducción de los ingresos a la mitad podría traducirse en un problema financiero complicado.

Los Seguros de Vida existen precisamente para cubrir este tipo de eventualidades, ya que permiten la tranquilidad de una solución financiera durante un determinado período de tiempo, que puede ser más o menos prolongado.

De este modo, el primer paso es conocer los ingresos del hogar procedentes de la capacidad de trabajo y/u otro tipo de ingresos (por ejemplo, el patrimonio), los gastos básicos y superfluos, y hacer una estimación de cuánto tiempo sería necesario garantizar esta estabilidad financiera en caso de que se produjera una fatalidad.

A título orientativo, puede considerar el importe neto anual de cada elemento del hogar, el importe de los préstamos en vigor y considerar un período de 3 a 5 años para permitir una comodidad financiera al cónyuge superviviente y a las posibles dependientes existentes.

Seguro te interesa  7 ideas de negocios en línea

O, alternativamente, hacer el cálculo contrario: “si tengo 20 euros al mes para un seguro de este tipo, ¿qué capital seguro podría suscribir?”

En este caso, existen herramienta de cálculo que le dirá qué capital podría proteger en función del valor mensual que tiene disponible.

Elija únicamente las coberturas indicadas para su caso personal. Sepa que si opta por coberturas excesivas sólo contribuirá al aumento de la prima y aumentará la probabilidad de que no pueda pagarlas en el futuro.

Si ya conoce el capital ideal que hay que garantizar, puede decidir cuáles son las coberturas más adecuadas para su caso.

También se trata de un tema personal y que debe decidirse en función de sus preocupaciones y de lo que le haría sentir más tranquilo. En cualquier caso, como ya se ha dicho, un seguro de vida tiene sentido cuando nos protege durante un cierto período de tiempo y, por lo tanto, debe tenerse en cuenta la relación coste-beneficio. Suscribirse a muchas coberturas y tener dificultades Para pagarlas, se traducirá en perder dinero.

seguros de vida

El precio del seguro: ¿pagar más o menos?

Una vez elegido el valor de capital que nos interesa cubrir y las coberturas más adecuadas, es hora de empezar a buscar y, a comparar los precios de seguros entre varias aseguradoras.

Si bien existe una gran oferta de opciones y a precios muy variados, es fácil sentirse perdido. ¿Cuál es el mejor? ¿Elegir un seguro barato es peor que elegir un caro?

Por lo tanto, en primer lugar, debemos confirmar que las coberturas y capitales son los que buscamos, ya que los seguros muy baratos, a menudo, simplemente protegen capitales menores y/o tienen menos coberturas.

La suscripción de un seguro normalmente debería generar confianza. Es importante estar convencido de que la empresa que nos va a proteger es capaz de hacerlo. Las aseguradoras multinacionales suelen ofrecer una buena garantía y seguridad y las más pequeñas, o de reciente creación, ofrecen precios más competitivos para atraer clientes.

También es importante tener en cuenta el proceso de suscripción de la aseguradora elegida, ya que puede haber casos en los que, según la información facilitada por la Persona asegurada, su estado de salud requiere un análisis de riesgo más detallado. Por lo tanto, contar con una aseguradora que facilite este proceso y ayude a gestionar el mismo, puede evitar complicaciones y pérdidas de tiempo.

Facebook Commentarios