Los ensayos clínicos fueron suspendidos sobre la base de un artículo de The Lancet. Ahora se están cuestionando los datos en los que se basaron las conclusiones y la forma en que la empresa Surgisphere tuvo acceso a ellos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado este miércoles que reanudará los ensayos clínicos con hidroxicloroquina en pacientes con Covid-19, suspendidos hace más de una semana por preocupación por la seguridad de este medicamento.

hidroxicloroquina

Los ensayos clínicos se suspendieron después de que un artículo en la revista médica The Lancet concluyera que el uso del medicamento podría aumentar el riesgo de muerte. Desde entonces, muchos expertos han cuestionado los datos presentados, incluso la propia revista.

Los autores del artículo, publicado el 22 de mayo, no sólo no encontraron beneficios en el uso de cloroquina e hidroxicloroquina en el tratamiento de pacientes con Covid-19, sino que vieron que el uso de estos medicamentos aparecía asociado a una disminución de la tasa de supervivencia de los pacientes en los hospitales y a un aumento de la frecuencia de arritmias ventriculares. Tres días después, la OMS suspendió los ensayos clínicos en curso para evaluar la seguridad y eficacia de los medicamentos.

Ni una semana después había científicos que se preguntaban sobre la veracidad de los datos, por ejemplo, los datos sobre Australia no coincidían con los datos oficiales. Y la semana pasada un grupo de unos 180 científicos envió una carta a The Lancet pidiéndole que corrigiera o retirara los datos.

“Hay enormes dudas sobre la calidad de este trabajo y tanto sus autores como la revista que lo publicó tendrán que rendir cuentas”, dijo Pedro Alonso, director del programa de malaria de la OMS, citado por la edición brasileña del El País. “El estudio tiene un nivel de inconsistencias alarmante.”

Seguro te interesa  Algunos asisten a fiestas para contraer el coronavirus a propósito.

El sábado, The Lancet publicó una corrección enviada por los autores que no altera las conclusiones del artículo — los autores dicen que los datos de Australia estaban equivocados por culpa del hospital que los suministró. Después de eso, este martes, la revista emitió una “nota de preocupación” sobre el artículo.

“Se han planteado cuestiones científicas importantes sobre los datos relatados en el artículo”, escriben los editores de la revista. “Aunque una auditoría independiente sobre la procedencia y validez de los datos fue solicitada por los autores no afiliados a Surgisphere — y está en marcha, con resultados esperados muy pronto —, emitimos una nota de preocupación para alertar a los lectores sobre el hecho de que cuestiones científicas serias han sido puestas a nuestra atención.”

 

Facebook Commentarios