Un estudio revela que las poblaciones de Japón y los países de Asia oriental tienen una mayor protección inmunológica contra el nuevo coronavirus gracias a la exposición anterior a otros patógenos relacionados, dijo hoy uno de los autores del documento.

Esto podría explicar “la menor mortalidad en Japón y en otros países del sudeste asiático”, dijo el profesor Tatsuhiko Kodama, del Centro de Estudios de ciencia avanzada y Tecnología de la Universidad de Tokio, en una videoconferencia con la prensa.

covid-19

El análisis de muestras de anticuerpos de más de 100 japoneses “indica que existe inmunidad frente al SARS-CoV-2 en muchos individuos no expuestos al patógeno debido a la exposición previa a la proteína de otro coronavirus de la misma familia”, explicó Kodama.

Los resultados preliminares del estudio, que continúa su trabajo de analizar docenas de muestras de pacientes a diario, “sugieren que la inmunidad al nuevo coronavirus ya existe en muchos países de Asia oriental”, dijo el investigador.

Kodama agregó que su hipótesis está respaldada por otro estudio publicado hace una semana por científicos norteamericanos y conducido entre residentes de la ciudad de San Diego que no habían sido expuestos a la SARS-CoV-2, de los cuales el 50% tenían “memoria de inmunidad” contra el nuevo coronavirus.

Esta ciudad, en el estado de California, tiene un gran número de residentes de origen asiático y extensas conexiones con Asia y el Pacífico, y en esta región ha habido sucesivas epidemias de resfriado común en los últimos años, posiblemente causadas por cepas relacionadas con SARS-CoV-2, explicó el investigador.

El motivo de esta inmunidad subyacente sería el aumento de la circulación en el Este de Asia de otras variedades de coronavirus, entre ellas las que causaron brotes del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2003 y la epidemia de síndrome respiratorio en Oriente Próximo (MERS) en 2012.

Seguro te interesa  Volkswagen vendió autos que debían ser destruidos

“En Asia oriental, tenemos una larga historia de enfermedades con síntomas similares a la gripe. Muchos de estos virus procedían de China y otras partes del sudeste asiático y luego se propagaron a Oriente Medio y Europa”, dijo el profesor de la Universidad de Tokio.

Así, los autores del estudio creen que la exposición anterior a los virus de la familia SARS-CoV-2 “hace una gran diferencia en la respuesta inmune y en la tasa de mortalidad” del nuevo patógeno entre los países de Asia y el resto del mundo, dijo Kodama, interpretando que “se trata de una diferencia inmunológica, no genética”.

Mientras que China, Corea Del Sur y Japón registraron entre tres y seis muertes por millón de habitantes, en otros países, como España, Italia o el Reino Unido, esta proporción asciende a más de 500 por millón de habitantes.

“Es una gran diferencia que no ha sido estudiada extensamente y tenemos que entender por qué”, dijo Kodama, quien también dijo desconfiar de los datos sobre infecciones por covid-19 ofrecidas por las autoridades japonesas debido al reducido número de pruebas PCR realizadas.

Los datos oficiales indican que sólo en Tokio hubo unas 5.000 infecciones, un número que puede ser “hasta 16 veces mayor”, según estimaciones del equipo liderado por Kodama y basándose en sus pruebas de anticuerpos.

A nivel global, según un balance de la agencia de noticias AFP, la pandemia de covid-19 ya ha provocado más de 320 000 muertos e infectó a casi 4,9 millones de personas en 196 países y territorios.

Más de 1,7 millones de pacientes se consideraron curados.

La enfermedad es transmitida por un nuevo coronavirus detectado a finales de diciembre en Wuhan, una ciudad del centro de China.

Facebook Commentarios