Los médicos estadounidenses informan de un nuevo patrón perturbador en pacientes infectados por el nuevo coronavirus, que terminan muriendo debido al desarrollo de coágulos de sangre muchas veces incluso después de recibir el alta del hospital.

Covid-19

Entre el 20% y el 40% de los pacientes con Covid-19 ingresados en el Emory University Hospital en el Centro de la ciudad de Atlanta, en los Estados Unidos, desarrollaron coágulos de sangre – incluso después de que se les administrara anticoagulantes, afirmó el médico Craig Coopersmith al Hour.

Las declaraciones del médico vienen después de otros informes y rumores de que el virus respiratorio está afectando no sólo a los pulmones, sino también al corazón, los intestinos, el hígado, los riñones e incluso al cerebro.

En una entrevista con el periódico británico DailyMail, un cirujano cardíaco de Brooklyn, en la ciudad de Nueva York, en los Estados Unidos, dijo que los coágulos son probablemente responsables “de una gran cantidad” de muertes por Covid-19 y afirmó que en el hospital en el que trabaja también se está registrando esta tendencia, añadiendo que los coágulos pueden seguir causando la muerte de pacientes aparentemente recuperados y que reciben alta hospitalaria.

“Una de las cosas que estamos aprendiendo sobre Covid-19 es cuánto produce problemas de coagulación – es decir, trombosis (coágulos de sangre) se detectan tanto en los grandes vasos como en la microvasculatura”, explicó a DailyMail el médico Paul Saunders, clínico en el Maimónides Medical Center, también en Nueva York.

“Esto se ha encontrado en varios lugares del cuerpo-por ejemplo, coágulos de sangre presentes en las piernas, en los pulmones, y especialmente en este órgano se registran amplias embolias pulmonares”.

Seguro te interesa  Mujeres embarazadas y niños menores de 10 años no deben comer pez espada y atún, recomienda especialistas

Covid-19 tiene un arma característica y única que le permite atacar el corazón.

“A diferencia de otros coronavirus, como la gripe común, al microscopio el SARS-CoV-2 tiene una serie de picos prominentes, y esos picos son pequeñas proteínas que están buscando células receptoras a las que puedan conectarse”, explicó Robert Bonow, profesor de Cardiología en la Universidad de Northwestern, también en los Estados Unidos.

“Están buscando específicamente estos receptores en los pulmones, pero esos mismos receptores están instalados en los vasos sanguíneos, por lo que el SARS-CoV-2 se asocia a los pulmones, pero también a los vasos sanguíneos”.

“Una vez que se alojan en estos vasos sanguíneos de las células, las partículas virales también pueden dañar el músculo cardíaco”, aclaró Bonow.

Y así pueden provocar el desarrollo de “estados de hipercoagulación”, lo que hace que los coágulos de sangre causen ataques cardíacos fulminantes.

La primera evidencia científica de que el nuevo coronavirus podría ser muy peligroso para el sistema cardiovascular surgió en China. En un estudio realizado en estos países, alrededor del 20% de 416 pacientes hospitalizados con Covid-19 sufrieron daños cardiacos.

Saunders añadió que en sus pacientes en Nueva York, los coágulos de sangre son a menudo responsables de ataques cardíacos.

Facebook Commentarios