Algunos alimentos que puede comprar regularmente son esenciales para las personas que padecen enfermedades específicas y que siguen dietas restringidas. Si se agotan, estos individuos pueden sufrir varias complicaciones de salud.

covid-19

“Puede que no siempre sea una situación de vida o muerte. La verdad es que la mayoría de las personas obligadas a ingerir dietas especiales, saben a través de las recomendaciones de sus médicos cómo pueden sustituir, desarraigarse o incluso pasar sin ellas”, afirma Eve Persak, nutricionista, en declaraciones a la publicación HuffPost Life.

Sin embargo, si estos productos no están disponibles durante un largo período de tiempo, esto podría ocasionar mayores problemas para estas personas, entre los que se incluyen una gran pérdida de peso y un déficit de nutrientes en el organismo, lo que, a su vez, podría hacer que el sistema inmunitario sea más débil y susceptible a infecciones virales (como el SARS – CoV-2).

Por lo tanto, los especialistas en nutrición recomiendan evitar (o minimizar) la compra de estos alimentos hasta el final de la pandemia.:

1. Productos sin gluten

Los Alimentos sin gluten son esenciales para la supervivencia de los enfermos celíacos.

“Debido a la disminución de productos estándar, como el pan y la masa, algunas personas están empezando a comprar alimentos sin gluten, que son alimentos obligatorios para los enfermos celíacos y tienen pocas opciones sobre lo que pueden ingerir”, dice Persak.

2. Bebidas vegetales (de arroz o avena, por ejemplo))

Los pacientes con enfermedad de la vesícula biliar o pancreatitis no pueden digerir las grasas eficazmente.

La leche desnatada, al igual que las bebidas vegetales alternativas que son naturalmente pobres en grasas, son de suma importancia para prevenir el dolor y las complicaciones asociadas a ambas patologías.

Seguro te interesa  ¿Tienes un smartTV? Sus datos podrían estar compartiéndose con Netflix y Facebook.

3. Productos con bajo contenido de sodio

“Los Alimentos con baja sal son esenciales para las personas con enfermedad renal, pulmonar o hipertensión”, explica la nutricionista Trista Best, también a HuffPost Life.

Todas estas condiciones requieren la adopción constante de restricciones alimentarias y una dieta baja en sodio para evitar la retención de líquidos. De lo contrario, su estado de salud podría empeorar considerablemente.

4. Frutos rojos congelados

“Para las personas con enfermedad renal es seguro consumir sólo una pequeña cantidad de frutas y verduras”, cuenta Persak. “La mayoría de los alimentos de origen vegetal son ricos en potasio y fósforo – dos minerales que sobrecargan los riñones”.

Sin embargo, los frutos como los arándanos, las frambuesas o las fresas son seguros para el consumo porque tienen un bajo contenido de estos minerales. El problema es que a menudo estos productos frescos son difíciles de encontrar o son más caros, y a menudo se agotan las versiones congeladas de los mismos.

5. Aceite de coco

Rico en triglicéridos de cadena media (TCM), el aceite de coco es una opción más saludable para los que padecen problemas de hígado o de vesícula biliar en comparación con otros tipos de grasa. El TCM no es metabolizado por el hígado y no requiere la acción de muchas enzimas pancreáticas y bilis para digerirlo.

Existen productos especialmente formulados con TCM, pero la falta de existencias o retrasos en los envíos de pedidos en línea hacen que el aceite de coco sea más accesible. Persak dice también:”este aceite es aún menos caro que otros productos ricos en TCM”.

Facebook Commentarios