Una nueva valla se construyó alrededor de la Frogmore Cottage, donde viven Harry y Meghan Markle. Las imágenes reveladas por el periódico británico Express muestran una nueva barrera, aparentemente hecha a mano, que pretende apartar las miradas más indiscretas.

Harry y Meghan

También según la publicación, la cerca habrá costado unos 14 000 euros.

Además, la zona suele estar patrullada por miembros de la policía, sin mencionar las cámaras de vigilancia.

La privacidad siempre ha sido una exigencia de los duques de Sussex, especialmente desde el nacimiento de su primer hijo, Archie, en mayo de este año.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  El extraño truco de Meghan para combatir las señales del paso del tiempo