Connect with us
semillas mágicas semillas mágicas

Vida y Estilos

Conoce las 7 “semillas mágicas” para tu salud

Published

on

0
()

Linaza, amaranto, chía, quinua, sésamo, avena seguramente habrás oído hablar de estas semillas. Estos alimentos ayudan a enriquecer nuestra dieta. Ayudan en la reducción de peso, colesterol, inflamación como la celulitis, regular el tránsito intestinal y aumentar la masa magra. Están indicados para aquellos que tienen sobrepeso, obesidad, estreñimiento, colesterol alterado, celulitis o simplemente quieren mejorar la nutrición.

semillas mágicas

Para que tengan efectos positivos en el cuerpo, lo ideal es agregarlos diariamente en las comidas. La cantidad dependerá de individuo a individuo, pero en promedio una cucharada por día.

Vea los beneficios de cada uno de estos ” granos del momento.”

1. Linaza

La linaza tiene el poder de controlar la diabetes, ayuda en el buen funcionamiento del intestino, contribuye a una piel más sana e incluso hace un “limpio” en las arterias. Todo esto porque la linaza tiene en su composición” grasas de bien”: monoinsaturadas y poliinsaturadas (omega 3 y 6). Funcionan reduciendo el LDL, el colesterol malo, y también contribuyen a la salud cardiovascular (por la presencia de omega 3, que tiene propiedades antiinflamatorias y ayuda a prevenir la acumulación de placas de grasa en los vasos sanguíneos).

La linaza es rica en fibras de lignano, que aumentan la saciedad y mejoran el funcionamiento intestinal. La fibra es importante para el control de la diabetes, ya que contribuye a reducir la absorción de azúcar en el intestino.

2. Amaranto

Es un alimento tan completo que nutricionalmente se asemeja a la combinación de arroz con frijoles. Tiene proteínas y aminoácidos que son esenciales para el cuerpo. El amaranto es capaz de reducir la presión arterial, el colesterol y mejorar el funcionamiento del intestino.

La gran concentración de escualeno en su composición, una sustancia que solo se encuentra en cantidades significativas en los aceites hepáticos de animales marinos, es una característica única del amaranto. Sus propiedades naturales incluyen acción antioxidante, en la lucha contra los radicales libres, aumento de la oxigenación del metabolismo y fortalecimiento de la membrana celular, ayudando en la mejora del sistema inmunológico debido a la protección de las células.

El amaranto también está indicado en la nutrición preventiva, que tiene como objetivo evitar enfermedades y mejorar la calidad de vida. El amaranto es una fuente de importantes vitaminas y minerales como el calcio, hierro, fósforo, potasio, zinc y vitaminas del grupo B y Vitamina E.

3. Chía

La chía es una poderosa plántula, fuente de vitaminas B, minerales como: calcio, fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc y cobre. Debido a que es una buena fuente de calcio, es una excelente opción para aquellos que tienen osteopenia, osteoporosis y obesidad.

Tiene propiedades beneficiosas para la salud porque es rico en antioxidantes (ácido cafeico y clorogénico), que ayudan en la reducción de los radicales libres previniendo el envejecimiento celular. Además, tiene acción laxante y promueve la saciedad. Es una gran opción para la comida vegetariana, ya que es rica en proteínas y varios nutrientes importantes.

Su contenido en fibra favorece la eliminación de las heces y mejora el funcionamiento del intestino. La fibra ayuda en el tratamiento y Prevención de enfermedades como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

4. Quinua

Esta semilla es querida por los nutricionistas y expertos en salud, debido a su alto valor nutricional y funcional.

Fuente de proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales, aminoácidos, fibra y calcio, la quinua es el mejor y más completo alimento de origen vegetal. La quinua tiene una buena proporción de calcio y magnesio, siendo importante para la absorción de calcio en los huesos.

Entre los 18 aminoácidos que se encuentran en la quinua, dos-metionina y lisina – están vinculados al desarrollo de la memoria y los reflejos, y uno de ellos – tripófano-es capaz de liberar serotonina en el cerebro, una sustancia que da una sensación de bienestar. Además, la quinua está libre de grasas saturadas y colesterol.

5. Avena

El consumo regular de avena hace que el intestino funcione correctamente, absorbiendo los nutrientes que el cuerpo necesita y dejando de ser perezoso.

Para los diabéticos, las fibras de avena se unen al azúcar en los alimentos, lo que hace que caiga más lentamente en el torrente sanguíneo. Para aquellos que tienen colesterol alto la avena es un gran aliado en la reducción de LDL, ya que sus fibras son solubles en agua y se convierten en un gel que hace que las grasas no se depositen en las arterias, ayudando a bajar los niveles de colesterol malo, previniendo las enfermedades cardíacas y también el cáncer de intestino.

Además de la fibra, la avena es una gran fuente de vitaminas y minerales. El calcio, el hierro, el cobre, el zinc, el magnesio, el fósforo y el manganeso se encuentran en abundancia en los cereales, y también las vitaminas E y el complejo B y las proteínas. Es un cereal completo.

6. Sésamo

El sésamo tiene una gran cantidad de proteínas, grasas e hidratos de carbono, por no hablar de fibras y lípidos, importantes en la reducción del colesterol en sangre, con propiedades anticancerígenas y antioxidantes. También tienen un alto contenido de calcio, fósforo y hierro y son ricos en vitaminas del grupo B.

Las semillas de sésamo son ricas en manganeso, cobre y calcio, contienen vitamina B1 y vitamina E. También contienen fitoesteroles, que bloquean la producción de colesterol. Los nutrientes del sésamo se absorben mejor si se trituran antes del consumo. Contienen una amplia variedad de principios nutricionales de gran valor: lípidos, ácidos grasos insaturados, lecitina, proteínas, vitaminas (E, B1 y B2) minerales y oligoelementos.

El sésamo es ideal para aquellos que buscan una buena forma o incluso una dieta equilibrada, ya que tiene una gran cantidad de fibra, lo que ayuda en el buen funcionamiento del intestino.

7. Semillas de girasol

Las semillas de girasol son una excelente fuente de vitamina E, un poderoso antioxidante. Las semillas de girasol son ricas en fitoesteroides y ayudan a reducir los niveles de colesterol” malo ” en la sangre, aumentan la respuesta inmune y disminuyen el riesgo de contraer algunos tipos de cáncer.

El magnesio en las semillas de girasol es ideal para relajar los nervios, por lo que ayuda en la relajación muscular y de los vasos sanguíneos. Las semillas de girasol también son ricas en selenio, un mineral esencial para la buena salud que ayuda a mejorar la desintoxicación del cuerpo y tiene una acción preventiva a nivel cancerígeno.

El consumo de girasol ayuda en el control de la tensión premenstrual, favorece la recuperación de procesos inflamatorios, ayuda en la movilización de hierro para la síntesis de hemoglobina, adrenalina y la formación de tejidos conectivos.

Facebook Commentarios

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias