Los muy cobardes sabían que Alan Garcia  era un peso pesado, que su sola presencia podía arrastrar a una gran movilización a nivel nacional. Que con Keiko presa, el fujimorismo de encuentra sin cabeza, que lo mismo pasaba con las otras bancadas desarticuladas y sin capacidad de reacción y respuesta.

Vizcarra

Es muy lamentable que haya visos de una peligrosa resignación en todas las bancadas del Congreso disuelto, expresada en el silencio y la escandalosa parsimonia de los congresistas Jorge del Castillo, Mauricio Mulder, Luis Iberico, Marisol Espinosa, Lourdes Alcorta, Milagros Salazar, Gilbert Violeta, Juan Sheput, Carlos Bruce, Ursula Letona, con mayor experiencia en el parlamento que hoy se esconden sin dar respuesta al ominoso golpe del 30 de setiembre, que confirma la tesis de que este Legislativo fue una conjunción de voluntades yuxtapuestas y disímiles, y que el Pleno estuvo habitado por una horda de alharaquientos, ganapanes y de novatos inconsecuentes que sucumbieron ante el frenesí del poder. ¿Dónde está el presidente Pedro Olaechea?, ¿tiene claro ya que este fue un golpe de Estado o piensa que solo se trata de la disminución de las competencias del Legislativo? ¿Cuándo va a presentar la demanda competencial ante el TC?, ¿cuando San Pedro baje el dedo? ¿Dónde están las campañas para ejercer presión internacional?, ¿se han organizado las bancadas para enviar comisiones multipartidarias a las sedes de los Gobiernos foráneos? ¿Se buscó la mediación política de la OEA?, ¿se pidió una audiencia con Luis Almagro para informarle sobre el arrebato inconstitucional, golpista y fraudulento del mediocre Vizcarra?

¿Se organizó un road show con medios extranjeros -CNN, BBC, Univisión, etc.-? ¿Dónde están los legisladores disueltos?, ¿dónde están las dirigencias del Apra, Fuerza Popular, AP, AAP? ¿organizaron a sus bases para la ola de protestas?, ¿preparan una convocatoria masiva y apoteósica que haga temblar los zócalos de Palacio? A todo esto la respuesta es “no”. Se orinan los pantalones, prevalece la abulia, la apatía, la muerte por inanición. No hay mística, no hay fuerzas, no hay ganas, se Cagan de miedo.

Vizcarra, con la cara de cojudo, los midió a cada uno y desde un principio sabía lo que hacia con el apoyo de la prensa prostituta. Que los congresistas eran pura alharaca, que todos estaban descalificados y nadie los iba apoyar.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  Las principales portadas de los diarios mermeleros de Lima
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político