¿Quién no quiere sentirse joven? Y con apariencia de joven? Cada vez más hombres y mujeres se han cuidado para lograr este objetivo.

Y, como la primera impresión es la que cuenta, es la piel la principal región que recibe los cuidados para mantener la serena y jovial. Con el pasar del tiempo, es natural que la piel pierda elasticidad y muestre signos de expresión, conocidos como las arrugas.

Si usted quiere mantener su piel hermosa, esté atento a estos consejos y busque aplicarlas en tu día a día. Algunos hábitos son los verdaderos enemigos de la piel y, por supuesto, la salud.

1. El tabaquismo

Un cigarrillo tiene el poder de impedir la oxigenación de la piel por 90 minutos. El problema es que un fumador fuma mucho más que un cigarrillo por día. El cigarrillo hace que la piel sea opaca y con un color grisáceo. Sin hablar de todos los notorios problemas que el cigarrillo causa a la salud.

“El acto de fumar causa arrugas alrededor de los labios y alrededor de los ojos, ya que el fumador cierra los ojos parcialmente para proteger los ojos del humo”, explica la dermatóloga Daniela Taniguchi para el sitio MinhaVida. Dejar de fumar es la regla número 1 para tener una piel siempre joven.

2. No usar protector solar

La exposición solar es la principal causa del envejecimiento de la piel y, también, del cáncer de piel, ya que la radiación solar es responsable por el 80% del envejecimiento de la piel expuesta. Según la dermatóloga, “La radiación solar es un potente antioxidante celular. La radiación penetra en la piel y provoca cambios directamente en el ADN de las células y, indirectamente, provoca reacciones químicas que alteran el ADN y las fibras de colágeno y elásticas”. El factor de protección solar a ser aplicado no debe ser menor que 30.

3. No limpiar la piel

El aire contaminado está lleno de gases nocivos que forman una película de toxinas que se absorbe por la piel. Esto aumenta las reacciones de oxidación y la formación de radicales libres. La oxidación causa el envejecimiento de la piel, porque es un proceso natural que envejece las células de nuestro organismo. Para evitar acelerar este proceso, es necesario proteger la piel aplicando, todos los días, filtro solar, crema hidratante y hacer la limpieza.

4. Consumir azúcares y grasa

Cuando se consume en exceso, el azúcar se desencadena un proceso de envejecimiento celular llamado “glicación”, que conduce a la pérdida de elasticidad. Ya la grasa excesiva se acumula en el tejido subcutáneo, provocando la grasa localizada y la celulitis.

5. Ser sedentario

La práctica de actividades físicas trae beneficios para el cuerpo y para la piel, ya que mejora la circulación sanguínea, el metabolismo del organismo, evita la glicación, combate el estrés y la flacidez, mejora la calidad del sueño.

6. No utilizar la crema

Se debe proteger la piel de agresiones externas como el viento, el frío, la contaminación y los rayos solares. La hidratación de la piel, ayuda a preservar la elasticidad, evita resecamientos y la dermatitis.

7. Dormir mal

Durante el sueño, producimos hormonas “rejuvenecedores”, como la melatonina y la hormona del crecimiento. Ya que la falta de sueño impide que el organismo descanse, provocando una piel cansada y sin vida y con ojeras.

8. El estrés

El estrés altera nuestras hormonas. Taniguchi explica que él “puede dejar la piel más grasa y acneica. El estrés también disminuye nuestras defensas, y la piel está más predispuesto a enfermedades e infecciones”, siendo las más comunes el herpes, alergias, erupciones en la piel, psoriasis y hasta el vitiligo.

9. No tener una alimentación equilibrada y rica en antioxidantes

Una dieta equilibrada es formada de vegetales, frutas, leguminosas, cereias, hortalizas, que juntos combaten los radicales libres, los más grandes enemigos de la piel. Estos alimentos contienen antioxidantes, que tienen la función de neutralizar los radicales libres.

Invierta en vitamina C, que se encuentra en la naranja, en la acerola, la zanahoria, el kiwi, el limón, la vitamina E, que se encuentra en las almendras, nueces, castañas de Pará, en la yema de huevo; en la vitamina A, que se encuentra en la calabaza, la batata, el albaricoque seco, melón y brócoli; y en bioflavonoides, que se encuentran en las frutas cítricas, uvas oscuras y rojas.

10. Hidratar poco

La falta de agua y secado de la piel y la deja flácida. Además, el agua es un vehículo para eliminar las toxinas del organismo. Lo adecuado es consumir dos litros de agua diariamente para mantener la piel hidratada.

Facebook Commentarios