Dieta a base de avena, soja, fitosteroles ayudan a controlar la calidad del colesterol. ¡Entiende por qué! ¿Cómo está tu colesterol? ¿Cuánto hace que no haces el examen? Cuidado, puede traer muchas complicaciones a su salud.

colesterol

El colesterol es el villano, por ejemplo, de las enfermedades cardíacas. Pero también es primordial para el buen funcionamiento del cuerpo humano. Desempeña funciones esenciales como la producción de hormonas y vitamina D.

El LDL, el llamado “colesterol malo”, es una lipoproteína de baja densidad, puede depositarse en las arterias y provocar su obstrucción, ya que EL colesterol HDL, también conocido como “colesterol bueno”, es una lipoproteína de alta densidad, elimina el exceso de colesterol de las arterias, impidiendo el depósito y la disminución de la formación de la placa de grasa.

Muchos factores pueden contribuir al aumento del colesterol, como las tendencias hereditarias o genéticas, la obesidad y la reducción de la actividad física. Sin embargo, uno de los factores más comunes es la dieta.

El endocrinólogo Delmir Rodrigues explica por qué: “el LDL, que es el colesterol malo, tiene que estar controlado y en niveles más bajos. Porque si está en niveles más bajos. Este exceso de LDL traerá enfermedades del Corazón, Enfermedades del cerebro, entre otras. Especialmente cuando se asocia con el alcoholismo y el tabaquismo. HDL, que es el colesterol bueno, tiene la capacidad de filtrar en nuestro organismo la cantidad de colesterol malo que es el LDL. Entonces ese HDL tiene que estar en niveles elevados”.

Alimentación

Para no tener sorpresas desagradables al someterse al examen de sangre (que debe realizarse anualmente), es bueno vigilar lo que pone en el plato. Los Alimentos de origen animal, por ejemplo, son campeones en colesterol. Por otra parte, hay quienes son verdaderos aliados, porque ayudan a reducir las tasas de esta sustancia en la sangre.

No te excedas en las carnes grasas, vísceras (hígado, corazón, cabritos), empotrados, pieles de aves y ala de pollo; productos lácteos (leche entera, quesos amarillos, crema de leche, salsas grasos), mariscos (camarones, calamares); mantequilla (pasteles listos, empanadas, masa revestida, galletas amanteigados); manteca de cerdo; helado, leche condensada, chocolate (el blanco es el peor) fast food y salados (principalmente las chapas).

Incluya en la dieta de avena, soja, fitosteroles (estas sustancias se encuentran en los vegetales, como semillas de girasol), antioxidantes: vegetales verde oscuro, frutas (como cereza, mora, uva, fresa, jabuticaba y manzana), semillas (linaza, soja, etc), semillas, nueces, especias y hierbas (cúrcuma, orégano, clavo de olor y romero) y también en bebidas, como el vino, zumo de uva y té.

Facebook Commentarios