La presión en el trabajo siempre ha estado presente en nuestro día a día. Mientras tanto, factores como la crisis financiera, el aumento de la competencia y la gran cualificación profesional han ido intensificando la cuestión en los últimos años. Con ello, muchas personas han sucumbido a la amenaza y han ido perdiendo productividad de forma gradual.

presión en el trabajo

Si estás en una buena posición en el mercado de trabajo, sabes de lo que estamos hablando. Entonces, ¿cómo lidiar con toda esa presión y mantener su rendimiento en alto nivel?

No es una pregunta fácil de responder. El desempleo ha crecido de forma aterradora y usted probablemente conozca a algunas personas de su círculo de amistades que han sido despedidas o que se enfrentan a dificultades para volver al mercado.

Pero no es sólo el miedo al desempleo lo que viene a la coacción. La competitividad del mundo corporativo exige que los profesionales se desdoblen debido al cumplimiento de objetivos audaces, aumentando el esfuerzo necesario no sólo para permanecer en activo, sino también para conquistar nuevas posiciones.

Todo esto genera una enorme presión con la que tienes que lidiar. Para intentar ayudarlo, preparamos algunos consejos que podrían ser útiles en esa batalla.

Busca capacitación constante

Para hacer frente a una competencia cualificada, la mejor receta es buscar su propia mejora. Así que no se acomode con sus conocimientos y esté siempre listo para aprender más.

La buena noticia es que no faltan cursos de especialización orientados a todos los niveles de ocupación. Pero antes de que te matricules, es importante saber que no sirve de nada hacerlos sólo para incluir una información extra en tu currículum.

Hay que centrarse en la orientación profesional y eso es lo que vamos a tratar en el siguiente tema.

Concéntrate en tu carrera

La planificación es la palabra clave para alguien que quiere lidiar con la presión en el trabajo. Si la persona tiene una dirección de carrera precisa y bien elaborada, se enfrenta a los problemas con más tranquilidad, ya que sabe que formarán parte del contexto.

¿Pero qué es planear su trayectoria? En primer lugar, hay que saber adónde quiere llegar. ¿Cuál es la posición deseada: un puesto de liderazgo? ¿Un puesto académico? ¿Un trabajo público? Para cada objetivo, hay una capacitación diferente.

Si elige, por ejemplo, enfocar el alcance de un cargo ejecutivo, necesita buscar un curso que dé base de conocimiento y geste networking. En ese caso, la mejor solución es buscar un MBA, preferiblemente realizando una de las prácticas en el extranjero.

Si quiere ser profesor-otro ejemplo de carrera que ha sido muy solicitada — puede invertir en un máster y, posteriormente, en un doctorado del área en la que desea actuar.

Estos son sólo dos consejos, pero sirven para ilustrar lo importante que es la orientación profesional. Si tiene dificultades para encontrar el camino, busque ayuda con un trabajo de coaching, muy utilizado por varios profesionales actualmente.

Sea transparente con sus líderes

Si la presión se está volviendo insoportable a punto de hacerle perder productividad, quizá sea hora de hablar con sus líderes.

Muchos profesionales tienen un cierto temor de tener ese tipo de conversación, porque creen que eso debilita la relación jerárquica. Pero es justo lo contrario. La falta de Transparencia y la falta de apertura a diálogos importantes es que acaban distanciando a los funcionarios de los líderes y contribuyendo a la pérdida de rendimiento e incluso a posibles despidos.

A menudo, la amenaza es un fenómeno acumulativo. Es decir, ya viene de los altos niveles: pasa por los superiores y llega hasta el funcionario de nivel más bajo. Así que si te sientes presionado, deberías saber que tu jefe directo probablemente está en la misma situación.

Y es precisamente por eso que la transparencia es importante. Consciente de lo mucho que la presión puede afectar al trabajo, su líder llega a propuestas concretas junto con usted, tratando de encontrar formas más saludables de abordar las cuestiones inherentes a su cargo en la organización.

Tápate los oídos y la boca para los chismes

A menudo la presión no viene tanto de los superiores, sino de ti mismo. Y la recaudación que se impone puede derivar de la inseguridad generada por el exceso de cotilleos de pasillo.

La llamada” Radio-peón ” está presente en todas las empresas y consiste básicamente en la agrupación de funcionarios que, sin mucha información concreta, especulan sobre todos los temas posibles.

Participando en eso, puedes meterte en el torbellino de chismes, que generan situaciones hipotéticas sobre despidos, recortes, cancelaciones de proyectos, entre otros asuntos.

Lo ideal es alejarse de esa red, tanto para su salud como para su imagen profesional. Y una vez más, apueste por la transparencia. Si tiene alguna duda sobre asuntos relacionados con la empresa o el cargo, pregunte directamente a su jefe inmediato.

Drible la presión en el trabajo con válvulas de escape

La vida no puede dedicarse sólo al trabajo. Sumergirse excesivamente en sus proyectos corporativos acaba generando una enorme presión, lo que no es bueno para su productividad.

Así que, si tienes características de workaholic, quizá sea hora de encontrar actividades alternativas que sirvan como válvulas de escape.

La primera sugerencia es el deporte. Practicar un deporte que te guste, una o dos veces a la semana, sirve para relajarse y también para cuidar tu propia salud.

Además, invierte en programas durante el fin de semana, junto con su familia y sus amigos. Ir a partidos de fútbol, ir a restaurantes y hacer citas en casa de amigos pueden ser buenas salidas para lidiar con la tensión del día a día.

Si te sientes bien cuando estás solo, una pista es buscar películas o series interesantes que no tengan nada que ver con tu trabajo. Actualmente, la oferta es bastante amplia.

Como has visto, hay muchas formas de lidiar con la presión en el trabajo. Lo importante es que sepas que este es un fenómeno natural y que es parte de la rutina profesional de todos estos días.

Facebook Commentarios