Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión afecta al 10% de la población mundial – cerca de 322 millones de personas – y, por desgracia, las cifras tienden a aumentar exponencialmente en los próximos años.

depresión

Las cifras reales indican que Portugal es el país de Europa con la tasa de depresión más alta y el segundo en el mundo, siendo superado sólo por los Estados Unidos. Es decir, el 23% de la población portuguesa padece un problema de salud mental; cada año, 400.000 portugueses son diagnosticados con depresión. En el año 2017 se prescribieron 20 millones de envases de psicofármacos en Portugal y se gastaron 600 000 euros diarios en este tipo de medicamentos.

Y la tasa de muertes relacionadas con los episodios depresivos aumentó un 705%.

Cuando un amigo o familiar está deprimido, lo que se puede hacer para ayudarle a salir de la depresión o al menos a afrontar la condición son pequeñas actitudes que pueden marcar la diferencia: siempre que no juzgue, no minimice el dolor que está sintiendo y permanezca siempre en contacto.

La publicación especializada Medical Daily Americana publicó algunos consejos que pueden ayudar a convivir con una persona deprimida y al mismo tiempo ayudarla.:

1. Entiende lo que es la depresión

La depresión es un trastorno emocional que necesita tratamiento médico. Normalmente es necesario tomar medicamentos antidepresivos, bajo la indicación de un psiquiatra o neurólogo, y los individuos deben ser seguidos por un psicólogo. Sin embargo, en el día a día, una buena conversación con un amigo también puede contribuir a un día mejor.

Seguro te interesa  Dolor en el pecho: siete posibles causas, desde gases hasta infarto.

Durante una crisis depresiva la persona tiene momentos de altibajos y por eso es normal que se anime y piense que su amigo está mejorando y dos días después se dé cuenta de que está de nuevo en un estado de profunda tristeza. Estos cambios son normales y se esperan.

2. Muestra que te importa el dolor del otro

No importa el motivo que haya provocado la depresión, la mejor manera de demostrar que se preocupa es preguntar cómo está, cómo se ha sentido en los últimos días y cuáles son las tareas que necesita realizar, por ejemplo. En la práctica, puede ofrecer ayuda para algunas tareas domésticas o cotidianas (como ir al correo o al supermercado).

3. Reserve tiempo para estar con él

Es normal que una persona deprimida quiera alejarse de los demás y prefiera estar sola en cada uno, a menudo durmiendo la mayor parte del tiempo. Se trata de un intento de escapar a la realidad, pero no funciona como forma de tratamiento. Puede ofrecerse a ir a su casa o a reunirse a un lugar tranquilo donde puedan estar en contacto con la naturaleza.

A una persona deprimida no le gusta mucho el ruido, ni estar muy cerca de otras personas, pero estar por ejemplo en un parque, puede ser un buen momento para despejar la mente y conversar un poco.

4. Entiende tus sentimientos

Cuando una persona está deprimida y alguien pregunta si todo está bien, puede ser que la respuesta sea una inundación de problemas y usted no tiene la obligación de resolver ninguno de ellos. Una buena postura en ese momento, es saber decir palabras de consuelo como “lo siento”, o “me imagino el tamaño de tu dolor”. Ser sincero es todo lo que un amigo deprimido quiere, pero eso no siempre es fácil para él.

Seguro te interesa  Nueve alimentos que producen gases y qué debe hacer para combatirlos

Las conversaciones son importantes, pero tampoco tiene que tener miedo a los pequeños periodos de silencio.

5. Mantente en contacto.

Las redes sociales pueden ser muy superficiales y a veces las frases se malinterpretan, así que el mejor momento para hablar es cara a cara. Pero a lo largo del día puede enviar mensajes de voz, emoticons o pequeños mensajes escritos por messenger o whatsapp, por ejemplo.

6. Llévale comida.

Quien sufre depresión puede comer en exceso o simplemente pasar el día sin comer absolutamente nada. Ninguna de las dos opciones es saludable, así que puede llevarle por ejemplo un sándwich saludable con pan integral, queso blanco, tomate y hojas de albahaca frescas.

Los alimentos ricos en triptófano son excelentes opciones para ayudar a cualquiera a sentirse mejor. Buenos ejemplos son tomates, plátanos y nueces.

7. Camina con él

Una caminata de media hora al aire libre, especialmente cuando el sol está suave, es una excelente forma de encontrar tiempo para hablar y mejorar la autoestima del paciente. Los beneficios de la caminata incluyen la liberación de serotonina (la hormona de la felicidad) en el torrente sanguíneo, lo que hará que ambos se sientan bien.

Facebook Commentarios