Comisión sin Misión Congresal

0
119

 

Luego de la fatídica autoeliminación del presidente de la República Alan García Pérez, se han creado diversas leyendas urbanas como aquellas que dicen que estaría vivo y que las imágenes de las fotos, mostrando al expresidente en el quirófano del hospital de emergencias, que se filtraron en las redes eran falsas, generándose todo un misterio exacerbado e innecesario, lleno de morbo y casi hasta infantil. En conclusión, el expresidente se suicidó.

Además de las leyendas urbanas, también las pasiones exacerbadas, el dolor de sus compañeros más cercanos, generó en la dinámica del Congreso “una comisión sin misión” pues que la comisión de Defensa investigue la actuación de los efectivos policiales que intervinieron la casa del expresidente García, minutos antes de su eliminación, no tiene sentido.

¿Qué tiene que ver la comisión de Defensa del Congreso con la actuación de un equipo policial que fue encomendado para detener al expresidente?; la Comisión de Defensa del Congreso ¿qué tendría que ver con el suicidio del expresidente García? ¿Qué tiene que ver el Congreso de la República con un suicidio en el contexto de una investigación fiscal? ¿Qué tiene que ver la Comisión de Defensa en investigar si la grabación de la intervención tenía audio o no? ¿Qué tiene que ver la Comisión de Defensa con el hecho que si el fiscal se puso su cinta o no? ¿Si hubo irregularidades o, no qué tendrían que ver con la decisión personalísima de un individuo de quitarse la vida?

El problema no está en determinar si el procedimiento se cumplió a cabalidad o no, pues aparentemente, así se hubiese cumplido rigurosamente el protocolo, el expresidente,  al parecer, tenía una decisión tomada pues hasta carta dejó; para que una persona tome una decisión de tal envergadura (quitarse la vida) no tiene en cuenta los procedimientos, ni los requisitos ni las formas de su detención; simplemente lo que lo lleva a una decisión así es el fondo de la situación que era su detención.

Por tal motivo, buscar circunstancias que justifiquen una autoeliminación, tales como detalles de si los policías usaron chalecos antibalas o no, son cuestiones periféricas que para nada corresponden a una investigación dentro de uno de los Poderes del Estado como es el Legislativo.

Finalmente, en el mejor de los casos, se podría haber iniciado una comisión de investigación en la propia policía para determinar si se cumplieron los protocolos para este tipo de intervenciones; pero de ahí a cuestionar a la Policía Nacional y a la DIVIAC es insólito.

 

 

 

Facebook Commentarios