El alimento popular tiene un efecto protector contra enfermedades oculares, como cataratas y degeneración macular, aumentando la densidad óptica.

huevo

Varios estudios muestran que ingerir un huevo a diario eleva la densidad óptica y, por lo tanto, tiene una acción protectora de los ojos, evitando el desarrollo de patologías oculares, como la degeneración macular y cataratas.

En las declaraciones al diario Folha Vitoria, la nutricionista Lucía Endriukaite señala que el huevo, en particular la yema amarilla, es extremadamente abundante en zeaxantina y luteína.

“Estos mismos carotenoides están presentes en la pigmentación amarillenta de la mácula (parte del ojo que ayuda a focalizar la luz) y son responsables de proteger los ojos de los daños causados por la luz solar”.

Un estudio en particular, en el que participaron 33 sujetos con una edad media de 79 años durante cinco semanas, reveló que al comer un huevo diariamente, los niveles séricos de luteína y zeaxantina en el organismo aumentaron exponencialmente, sin elevar los niveles de colesterol “malo” (LDL).

Además, la nutricionista subraya que el proceso de envejecimiento contribuye a reducir los índices de luteína y zeaxantina en los tejidos oculares, por lo que la ingesta de alimentos como el huevo es esencial.

Además, otros elementos como la exposición al sol, el tabaco, la toma de ciertos medicamentos y una dieta baja en nutrientes sanos pueden provocar la pérdida de visión y otras lesiones oculares.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  ¡No lo tire! Descubra los superbeneficios del agua de arroz para la piel