Comer brócoli y coliflor es extremadamente beneficioso para mantener un hígado sano. Un equipo de investigadores ha descubierto que una sustancia presente en vegetales crucíferos produce indol, que ayuda a eliminar la grasa presente en el órgano del que padece esteatosis hepática.

hígado graso

Según un estudio realizado por científicos del Instituto de investigación de Texas A & M AgriLife Research, en los Estados Unidos, publicado en el periódico científico Hepatology, y publicado en la revista Galileo, el compuesto natural llamado indol, encontrado en varios vegetales crucíferos, como brócoli y coliflor, puede ser el secreto para combatir la enfermedad hepática grasienta no alcohólica (DHGNA), también llamada esteatosis hepática.

La condición se produce cuando el hígado acumula grasas en cantidades excesivas, generalmente debido a la ingestión de una alimentación rica en grasas saturadas. En los casos más graves, la esteatosis hepática Puede incluso convertirse en cáncer o cirrosis y ser letal.

A efectos de esta investigación, y tal como se informa en Galileo, los investigadores han examinado las concentraciones de indol en personas, animales y células individuales para determinar su efecto en la inflamación hepática y los beneficios de la sustancia para personas con DHGNA.

Los académicos han observado a 137 personas y han detectado que un índice de masa corporal (IMC) más elevado se asocia con niveles más bajos de indol en sangre.

Los índices de indol en las personas obesas son más bajos que en las que están en un peso considerado saludable. La insuficiencia de indol también es más frecuente en los pacientes con grasa hepática.

Para determinar el impacto del indol sobre la salud, el equipo alimentó a algunos animales con una dieta baja en grasas y a otros con alimentos ricos en la sustancia.

Seguro te interesa  Gastritis: síntomas, tipos, causas y tratamiento

En animales que han consumido abundantes alimentos en indol, como los citados vegetales crucíferos, la acumulación de lípidos y la inflamación del hígado disminuyeron significativamente.

“Sobre la base de esta investigación, creemos que alimentos saludables con alta capacidad de producción de indol son esenciales para prevenir la enfermedad hepática grasosa no alcohólica, y son beneficiosos para mejorar la salud de las personas que la poseen”, dijo Chaodong Wu, investigador de Texas A&M AgriLife y principal autor del estudio, en una nota publicada a la prensa.

“Este es otro ejemplo en el que cambiar la dieta puede ayudar a prevenir o tratar enfermedades y mejorar el bienestar del individuo”.

 

Facebook Commentarios