Ha oído hablar de la ‘gastrosiexta’. Se Trata de combinar tres acciones consideradas por muchos, los tres placeres de la vida: comer, dormir y tener sexo. Vista como la fórmula perfecta para combatir el estrés, asegura la psicoterapeuta española Marisa Navarro, la práctica de la ‘gastrosiexta’ sólo traerá beneficios para la salud.

De acuerdo con la especialista, sentimos placer al probar comidas nuevas y descubrir nuevos sabores. Dormir se convierte en una ventaja, en la medida en que ayuda a reducir el estrés cardíaco, la presión arterial“, y además promueve la productividad, aumentando la concentración y el rendimiento en las tareas realizadas. Por fin, la actividad sexual, “además de proporcionar beneficios tanto para la salud física como la psicológica, también contribuye a la buena relación de pareja”, se puede leer en el artículo que Marisa Navarro escribió para la revista Enfeminino.

A pesar de la ‘gastrosiexta’ ser más fácil de poner en práctica en Portugal, dada la tradición de hacer la siesta, nada nos impide adoptar la modalidad. Sobre todo ahora en verano, en el que las vacaciones nos dan la libertad de pasar el día sin la vergüenza de los apretados horarios de trabajo y otras preocupaciones. Y por supuesto que la actividad sexual puede ocurrir antes de la siesta o antes y después, según la predisposición de cada pareja.

“No es que el objetivo de nuestra vida es el placer, pero él nos ayuda a alcanzar cualquiera de los objetivos que nos hayamos propuesto. Sean personales, profesionales y hasta espirituales. El camino para ellos será pavimentado con una buena dosis de placer”, afirma Navarro.

Facebook Commentarios