Connect with us
colonoscopia colonoscopia

Salud

COLONOSCOPIA: ¿Quién debe hacerlo?

Published

on

El cáncer colorrectal es el tercero más común en el mundo y la segunda causa de muerte por cáncer. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en 2020 se diagnosticaron 1.931.590 nuevos casos de cáncer colorrectal en todo el mundo, lo que corresponde al 10% del total de nuevos casos de cáncer.

Los principales síntomas son la aparición de sangre en las heces, cambios en los hábitos intestinales, ya sea con la aparición de diarrea o estreñimiento, dolor abdominal recurrente o persistente, pérdida de peso inexplicable, anemia y debilidad.

colonoscopia

Existen algunos factores de riesgo asociados a esta enfermedad, como antecedentes familiares de cáncer colorrectal, pólipos intestinales o enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa). Otros factores son la edad superior a 50 años, la obesidad y el sedentarismo, el tabaquismo, el consumo de bebidas alcohólicas en exceso y una dieta desequilibrada (rica en grasas y alimentos procesados, pobre en la ingesta de frutas, fibra y verduras).

La colonoscopia es el examen que permite el diagnóstico de esta enfermedad. Consiste en una evaluación endoscópica del intestino a través de un tubo largo y flexible (colonoscopio) que contiene una cámara en el extremo. Permite la detección de pólipos u otras lesiones dentro del intestino, así como la recolección de muestras para su estudio, mediante la realización de biopsias o escisión de estos pólipos o lesiones. Para que el examen sea concluyente, es necesaria una preparación previa y adecuada del intestino.

Es un método de cribado para el cáncer colorrectal, siendo recomendado a la población mayor de 50 años, sin mayor riesgo de esta enfermedad. Si hay parientes adecuados con pólipos intestinales o cáncer colorrectal, la colonoscopia debe anticiparse de acuerdo con la indicación médica. Otras indicaciones para su realización, además de la historia familiar, son la enfermedad inflamación intestinal, la manifestación de síntomas como dolor abdominal persistente, pérdida de sangre en las heces o cambio en los hábitos intestinales.

La colonoscopia también debe realizarse para aclarar dudas que surjan en otras pruebas, para estudiar una anemia o en caso de sangre oculta positiva en las heces. En los pacientes de seguimiento después de la resección de una neoplasia colorrectal, este examen se recomienda periódicamente. La periodicidad del examen es determinada por el médico de acuerdo con la situación clínica y los resultados del examen.

Como en todas las enfermedades oncológicas, el diagnóstico precoz es clave y contribuye a un tratamiento con mayor probabilidad de éxito. También debemos apostar por la prevención, adoptando estilos de vida saludables como el ejercicio físico regular y una dieta equilibrada. Es necesario mantener la vigilancia habitual en las consultas de rutina con su médico tratante y llevar a cabo los programas de seguimiento adecuados a su fracaso ético y situación clínica.

A pesar de la pandemia que vivimos actualmente, no tiene miedo de pasar por los servicios de salud. No posponga citas o exámenes, ni devalúe los síntomas. Es importante minimizar el impacto de la pandemia en la enfermedad oncológica. El cáncer no espera y el diagnóstico oportuno es clave.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias