Connect with us

Ciencia

Cinco ventajas genéticas que la mayoría de la gente no tiene

Published

on

0
()

La ciencia ficción está llena de super-héroes mutantes con dones especiales y habilidades extraordinarias. Pero, en el mundo real, algunas personas comunes también tienen “poderes” especiales pasados por sus genes.

Ventajas Genéticas

Hay algunas ventajas genéticas que afectan a una proporción muy pequeña de la población. Surgieron gracias a mutaciones espontáneas, un proceso natural que se encuentra registrado en el ADN de las personas afectadas.

De la misma forma que algunos heredan las enfermedades genéticas, otros heredan genes que les confieren capacidades inusitadas.

A continuación, cinco ejemplos de “super-poderes” que algunas personas poseen gracias a la genética.

1. Visión submarina perfecta

La mayoría de las personas se queda con la visión borrosa al abrir los ojos bajo el agua. Esto no ocurre porque el agua daña nuestros ojos, de alguna manera, sino por un problema físico: la densidad del agua es similar a la del tejido que forma nuestros ojos. Por esto, la luz llega de forma diferente a la retina.

Es por esto que la mayoría de los humanos sólo puede ver derecho en el aire.

Pero hay una excepción: el pueblo pueblo moken, que habita en la región del Mar de Andaman, en la costa de Tailandia. La tribu es llamada de “gitanos del mar”, por pasar la mayor parte del año viviendo en balsas y botes. Solo van a tierra firme para la reposición de algunos suministros.

Si usted hubiera genes moken cerca, podía ver perfectamente bajo el agua.

Se cree que esta mutación fue seleccionada gracias al estilo de vida de la tribu, que implica largas pesquerías submarinas con arpón.

Una investigación publicada en 2003 en la revista científica Current Biology, ha demostrado que la mutación genética de los moken cerca hace que sus ojos cambien de formato ligeramente bajo el agua.

Esto permite que la luz se distribuya de forma correcta al ser captada por los ojos – por lo que es posible que ellos observen de forma clara, incluso a más de 20 metros de profundidad.

2. Tolerancia al frío

Otra ventaja genética observada en algunos pueblos tradicionales es la resistencia a bajas temperaturas.

La temperatura del cuerpo humano sano oscila entre 36,5 C° y 37,5 C°. Es por esto que la mayoría de nosotros está más capaz de lidiar con climas cálidos que con el frío.

Un cuerpo humano normal no puede resistir al frío extremo, pero algunas poblaciones humanas tienen esta capacidad, gracias a sus genes.

Tribus como los inuits, que habitan en el Ártico, y los nenets, que viven en el norte de Rusia, se han adaptado a las bajas temperaturas.

Sus cuerpos responden de manera diferente al frío debido a que tienen una constitución diferente a la de los demás humanos.

Por ejemplo: no tiemblan de frío como el resto de nosotros. Tienen menos glándulas sudoríparas (que producen el sudor); sus pieles son más gruesas de lo normal; y su metabolismo es más rápido que el de las demás personas.

Estas son características genéticas: incluso si se cambia el medio del Polo Norte, y que viva allí durante décadas, no adquirirá las mismas mutaciones genéticas de este pueblo.

3. Menos horas de sueño

Una de las características que usted puede tener, incluso sin pertenecer a ningún grupo étnico específico, es la de funcionar bien, incluso con menos horas de sueño que la media de las personas.

Varios estudios científicos han demostrado que la mayoría de las personas necesitan dormir entre 7 y 9 horas por noche, para disfrutar de la sensación de cuerpo y mente tranquilos.

Dormir menos de lo necesario puede causar problemas de salud y también de los males psicológicos, como la falta de concentración.

A pesar de ello, un estudio científico publicado en 2014 con gemelos no idénticos, le permitió a la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño identificar una mutación genética que permite a algunas personas necesitar menos horas de sueño.

Personas con una mutación en el gen DEC2 tienen una fase de sueño REM (sueño profundo) más intensa, lo que hace que su descanso sea más efectivo.

Con seis horas de sueño o menos, estas personas ya se sienten completamente relajadas y listas para afrontar el día siguiente.

De cualquier forma, los investigadores destacaron que esta es una mutación que afecta a una proporción muy pequeña de la población mundial – menos de 1% de aquellos que dicen dormir poco.

Por esta razón, si usted duerme poco y piensa que todo está bien y que debe ser portador de esta mutación genética, sepa que esto posiblemente no es cierto: lo más probable es que usted esté sí que necesitan más horas de sueño.

4. Huesos más densos

He aquí una ventaja genética que parece salida de una historia de super-héroes.

En la mayoría de las personas, los huesos van perdiendo densidad y masa a medida que envejecemos. El problema es conocido como la osteoporosis, y puede generar fracturas y deformidades en los huesos.

Pero algunas personas tienen una mutación en un gen llamado SOST, que regula la producción de una proteína llamada esclerotina. Esta es la proteína que controla la producción y el crecimiento de los huesos.

Un estudio llevado por los investigadores de Washington (estados UNIDOS) encontró evidencia de que hay algunas personas con mutaciones en el gen SOST, y que por causa de ellas no pierden masa ósea a medida que envejecen.

Sus huesos siguen ganando masa y cada vez más densos a lo largo de toda la vida, dándoles un esqueleto que parece el de una persona mucho más joven.

Esta mutación en el gen SOST fue encontrado en algunas personas de origen afrikáner (que es como se conocen los descendientes de los antiguos colonos holandeses de Sudáfrica).

Ahora, los investigadores buscan formas de replicar los efectos de esta mutación, para permitir que otras personas consigan los mismos beneficios.

5. Adaptación a las alturas

Las comunidades andinas tienen una palabra para la falta de aire sentida por las personas en grandes altitudes: soroche. Quién alguna vez este mal, seguramente no se olvidará de la palabra.

El soroche o mal de las alturas, suele provocar náuseas, presión arterial baja, dolor de cabeza y problemas respiratorios.

Hay muchos trucos para minimizar los efectos: mover despacio, comer poco, no hacer grandes esfuerzos físicos y mascar la hoja de coca. Algunas personas también usan medicamentos. Aún así, muchos siguen sufriendo.

Pero el “mal de montaña” no afecta a las poblaciones tradicionales de los región montañosa.

Estudios realizados con el pueblo quechua (de los Andes) y con tibetanos del Himalaya han demostrado que ellos poseen adaptaciones seleccionadas genéticamente para vivir en estos ambientes.

Vienen en una caja toráxica mayor que la media y tienen mayor capacidad pulmonar, lo que les permite absorber más oxígeno a cada respiración.

Además, mientras que la mayoría de las personas pasa a producir más células (células rojas de la sangre que transporta oxígeno) en estas condiciones de poco oxígeno, se producen menos.

Estas características permanecen incluso cuando un integrante de estas poblaciones, se muda a un lugar de menor altitud, ya que está inscrita en su ADN.

Estas mutaciones no los transforman en “super-héroes”. Pero alguien puede pensar que estos nativos tienen superpoderes al verlos subir una montaña corriendo, mientras bandadas de turistas se mueven lentamente en dirección a la cumbre.

Facebook Commentarios

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias