Tener hijos o no tener hijos: ésa es la cuestión. La verdad es que la maternidad o la paternidad no es para todos.

Es a partir de los 20 años que la pretensión de construir una familia comienza a surgir para algunos… pero no siempre viene acompañada de la voluntad de tener hijos.

hijos

Gabrielle Moss, del sitio Bustle, publicó un artículo con uno de los temas más controvertidos de la sociedad: la voluntad de no tener hijos.

Lea también: ¿noches cálidas? Los cinco factores principales que entorpecen la vida sexual

Aunque se trata de una decisión personal (y / o conjunta), el “no querer tener hijos” sigue siendo algo muy penalizado por la sociedad, sin embargo, hay indicios que no dejan lugar a dudas de que la maternidad y la paternidad no forman parte de los planes (o no lo hacían).

Cinco razones para pensarlo mucho antes de decidir tener hijos:

1. Los padres, y sobre todo las madres, son víctimas de prejuicios en el lugar de trabajo.

“La maternidad desencadena suposiciones de que las mujeres son menos competentes y menos comprometidas en sus carreras”, puede leerse en un informe de la organización feminista Lean In y de la consultora McKinsey & Company, sobre el papel de la mujer en el lugar de trabajo en 2017. “Como resultado, se las ve bajo niveles más altos y se les presenta menos oportunidades”.

Además, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cornell de los Estados Unidos ha puesto de manifiesto que los empresarios tienden a discriminar a las madres.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores enviaron currículos a varias empresas. Estos Currículos eran virtualmente idénticos, con una única diferencia: algunos indicaban que los candidatos a la posición formaban parte de una asociación escolar de Padres.

Seguro te interesa  Lavarse el pelo en casa y parecer que salió de la peluquería. Aprende

Los candidatos masculinos que tenían hijos fueron llamados con más frecuencia que los candidatos “no Padres”. Por el contrario, las candidatas femeninas que formaban parte de la Asociación de Padres sólo fueron convocadas la mitad de veces en comparación con las candidatas “No madres”.

2. Las madres pueden ganar menos

“Para la mayoría de las mujeres, ser madre resulta en una desventaja salarial”, comentan Jonathan Cowan y Elaine Kamarck, del grupo de investigación Third Way, sobre una investigación realizada por la entidad.

La estadounidense Michelle Budig, autora del estudio y profesora de la Universidad de Massachusetts-Amherst, advierte que “mientras que la diferencia salarial entre hombres y mujeres ha ido disminuyendo, la diferencia salarial relacionada con la paternidad está aumentando”.

Después de 15 años de observaciones, la profesora observó que los hombres ganan un 6% más cuando tienen uno o más hijos, mientras que las mujeres reciben un 4% menos por cada hijo que tienen.

3. Las amistades cambian (a veces para peor) después del nacimiento de un bebé

Las amistades también tienden a cambiar después de la llegada de sus hijos. La revista Child entrevistó a cerca de mil padres, y casi la mitad respondió que actualmente tiene menos amigos que cuando no tenía hijos.

Y mientras el 69% de las mujeres y el 67% de los hombres se sentían satisfechos con sus amistades antes de tener hijos, sólo el 54% de las mujeres y el 57% de los hombres sentían lo mismo después de ser padres.

La cuestión del tiempo libre es crucial. Antes de la maternidad, las mujeres pasaban unas 14 horas a la semana con amigos, mientras que los hombres lo hacían con una media de 16 horas a la semana. Después de tener hijos, las cifras cayeron a las 5 horas a la semana para las mujeres, y las 6 horas para los hombres.

Seguro te interesa  Cinco consejos para aliviar el dolor de garganta y cuándo ir al médico

4. Los matrimonios tienden a sufrir con la llegada de un niño

Un metaanálisis basado en la revisión de varios estudios ha llegado a la conclusión de que el nacimiento de un niño tiende a incidir negativamente en las relaciones. Esto se debe a la necesidad de cambiar las rutinas de vida y a la consiguiente falta de libertad para tener un recién nacido.

Más aún, cuantos más hijos, menos felices se sienten los padres con el matrimonio, indica la misma investigación.

5. Los padres tienden a ser menos saludables que los que eligen no tener hijos.

John Dick, fundador de la plataforma CivicScience que analiza datos y opiniones de los consumidores, concluyó que las personas sin hijos tienden a tener estilos de vida más saludables.

Según un estudio que realizó en la plataforma y las respuestas que obtuvo, las personas sin hijos tienen una probabilidad un 75% mayor de dormir más de ocho horas por noche, mientras que los padres tienen una probabilidad un 29% mayor de dormir menos de seis horas.

Los “No padres” tienen aún más posibilidades de no comer comida rápida y practicar ejercicio físico regularmente. Los padres tienen una mayor probabilidad de no practicar ningún ejercicio, de ser obeso y de fumar, revela Dick.

Facebook Commentarios