Es garantía que “comemos con los ojos”, es por eso que en los restaurantes más exigentes el recubrimiento es tan importante como los alimentos que allí se conjugan.

También en las redes sociales esta imagen es de gran relevancia, principalmente entre los bloggers de alimentos, sino también para los usuarios comunes de apps como Instagram que se interesan por este tipo de fotografía.

Es con tales usuarios que la fotos estilista española Laura Lopez comparte los cinco pasos que le ayudarán a cualquiera a conseguir la foto perfecta.

1. Luz natural, siempre: Este es un punto esencial para garantizar una imagen de calidad y con buenos colores.

2. Insistir: Una buena foto no sale bien a la primera, e incluso para aquellos que tienen la práctica de varias fotos de varios ángulos, son necesarias para garantizar que se consigue la perfecta. Para la intagrammer este es un trabajo constante.

3. El objetivo de la cámara limpia: No sólo sucede a los más inexpertos, sin embargo, una lente sucia muy probablemente hará que la foto pierda calidad, y esto no es difícil de suceder, sobre todo cuando el teléfono está en un entorno con harina u otros ingredientes del género.

4. Despertar el deseo: Piense en el objetivo que se pretende a la hora de sacar esa foto. Probablemente quiere que la comida parezca más apetecible posible y la propia elección de ingredientes debe tener este aspecto en cuenta. Trabaje en este sentido y haga de su propio apetito su creatividad.

5. Usar accesorios: Foco en la comida, sí, pero completa el escenario con los apoyos, a veces semillas o algún ingrediente que usó en el plato, pero en crudo, puede ser suficiente. Laura Lopez le gusta reciclar, y por eso apuesta en prensa u otros fondos para el fondo.

Facebook Commentarios