Parece algo salido de una película de fantasía, pero es mucho más sencillo de lo que parece: los investigadores de la Universidad de Tohuku, en el Japón, crearon una forma de establecer los movimientos de un perro mediante un control remoto. Si usted piensa que, para ello, algún tipo de chip fue implementado en el cerebro del animal, está muy equivocado.

Aprovechando la obsesión que los caninos tienen por puntitos de luz en movimiento – algo que los gatos tienen más –, los investigadores crearon una especie de chaleco que emite un haz de luz en el bolsillo, delante de la visión del animal. Basta con controlar la posición de la bola luminosa de forma remota para hacer que el can vaya donde queramos, en un intento de alcanzar lo que llama tanta atención de él.

 

Puede parecer una gran tontería y además una solución decepcionante, pero los científicos ven más lejos: la idea es de utilizar este dispositivo para tener un mayor control sobre los animales de rescate, que realizan tareas consideradas riesgosas demasiado para los humanos o, incluso, para alcanzar lugares que no somos capaces. Ah, tiene también la cuestión del faro, que es muy útil para encontrar, por ejemplo, las personas debajo de los escombros en una operación de rescate.

Lo que sucede es que en esta cuestión muy difíciles y estresantes, incluso los canes son más bien entrenados puede hacer exactamente lo que se requiere de ellos por los humanos responsables por la tarea. Así, usando el control remoto y el chaleco led, puede ser mucho más simple de hacer que el cachorro llegue hasta un lugar que no alcanzaría sólo con las órdenes de su entrenador.

Facebook Commentarios