La China ordenó una inspección general a las empresas que producen vacunas, en una respuesta al reciente escándalo de vacunas defectuosas contra la rabia fabricadas por uno de los mayores laboratorios del país.

De acuerdo con la agencia oficial de noticias China Xinhua, muchos equipos van a investigar minuciosamente todo el proceso y toda la cadena de producción de vacunas de todos los productores chinos, a raíz de una orden emitida el miércoles por la noche por la Administración de Alimentos y Medicamentos de China (CFDA).

Estos equipos “van a inspeccionar de alto a bajo de todo el proceso y la cadena de producción de todos los fabricantes de vacunas”, aseguró la CFDA, en un comunicado.

La semana pasada, la CFDA acusó el laboratorio farmacéutico Changchun Changsheng, uno de los mayores productores de vacunas del país, de falsificar registros de producción de alrededor de 113 mil vacunas contra la rabia, además de la distribución de más de 250 mil dosis defectuosas contra la difteria, el tétanos y la tos ferina.

De acuerdo con las autoridades, los datos de fabricación de la vacuna contra la rabia fueron falsificados y los parámetros de producción modificados. El escándalo que suscitó una reacción inmediata en China, donde los numerosos padres han expresado su preocupación a través de las redes sociales.

El Presidente chino, Xi Jinping, rechazaba de inmediato las prácticas “odioso y chocante” de la empresa y exigió una investigación profunda del caso.

El martes, la policía de la ciudad de Dalian (noreste) detuvo a 15 personas, incluyendo a la directora de la empresa, con sede en el noreste de China.

Las autoridades aseguraron que las vacunas adulteradas no se han salido de las fábricas de la Changchun Changsheng. Pero el caso pone en entredicho el gobernador y aumenta la desconfianza en los consumidores, ya conmovidas con varios escándalos alimentarios y sanitarios ocurridos en los últimos años.

Facebook Commentarios