Entienda cómo consumir la semilla y cómo puede ayudar a digerir la chia es muy conocida por ser un “superalimento”, y esa fama ocurre por una buena razón: están repletas de nutrientes que proporcionan diversos beneficios para la salud. Una porción de dos cucharas (28 g aproximadamente) contiene aproximadamente 79 calorías, 7 g de fibra, 3,8 g de proteína y 126 mg de calcio – 13% del valor diario recomendado. También tiene buenas cantidades de omega 3, proteínas y antioxidantes.

chía

Recientemente, la chía se ha convertido en la dulzura de las dietas por ayudar a adelgazar, pero varias investigaciones científicas demuestran que consumir las semillas ofrece múltiples ventajas para el organismo e incluso previene problemas de salud. A continuación se enumeran los principales beneficios de incluirla en la alimentación.

1. Ayuda a adelgazar solo, ningún alimento hace que una persona adelgace.

Pero la chia es una gran aliada de la pérdida de peso, cuando se asocia con dietas saludables y ejercicios. Esto ocurre porque la semilla es rica en fibras, además de proteínas y omega 3. Estas propiedades ayudan a mantener la saciedad y, por tanto, a reducir el consumo de alimentos. Las fibras ayudan a la absorción de agua, se convierten en una especie de gel y aumentan la dilatación del estómago, lo que hace que el retorno de la sensación de hambre sea más lento. Un estudio publicado en Nutrition Research and Practice ha demostrado que comer semillas de chia en el desayuno aumenta la saciedad y reduce la ingesta de alimentos a corto plazo.

2. Previene el envejecimiento temprano

Chia es rica en antioxidantes, cuyo consumo regular impide la formación de radicales libres responsables de destruir las membranas celulares, muestra una investigación difundida en el Gerontology Research Center (Estados Unidos). Por lo tanto, la semilla ayuda en una dieta que retrasa el proceso de envejecimiento.

3. Aleja las enfermedades cardíacas

Los alimentos son muy eficaces en la lucha contra enfermedades cardíacas tales como infartos y accidentes cerebrovasculares. La chia posee grandes cantidades de omega 3, omega 6, antioxidantes, fibras y proteínas que protegen al organismo de enfermedades cardiovasculares. Omega 3, por ejemplo, ayuda a regular la presión de los vasos sanguíneos y evita la hipertensión, según un estudio de la Universidad Federal de Paraiba (UFPB). Además, diversas investigaciones relacionan el alimento con la disminución de estos tipos de problemas de salud, como en las personas con diabetes.

4. Controla y previene diabetes

Lla semilla de chia tiene fibras y aumenta el tiempo de liberación de glucosa en el organismo, lo que contribuye a prevenir la diabetes tipo 2. Se Sabe que el alimento al entrar en contacto con el agua forma un gel viscoso que, cuando se ingiere, produce una barrera física que separa las enzimas digestivas de los carbohidratos, fomentando una lenta conversión de carbohidratos en azúcar. Por lo tanto, proporciona una digestión más lenta manteniendo los niveles de azúcar en sangre más constantes y controlando la glucemia.

5. Fortalece la inmunidad

El alimento posee nutrientes como fósforo, manganeso y potasio, que ayudan a la función inmunológica, ya que inhiben la reproducción de células inflamatorias, actuando en la prevención de enfermedades y en la preservación de membranas celulares y neurotransmisores. También contiene aminoácidos como el ácido aspártico y la glutamina, que están relacionados con la mejora del sistema inmunológico. Por lo tanto, incluir La chia en la dieta refuerza las defensas del organismo y evita el riesgo de enfermedades como la gripe, el resfrío y las infecciones.

6. Protege los huesos

La chia también es una fuente de calcio, mineral esencial para mantener la salud ósea estable. Así, el grano se convierte en un aliado para mantener los huesos rígidos y prevenir la osteoporosis-condición que hace los huesos más frágiles y susceptibles a fracturas.

7. Ayuda a prevenir el cáncer

De los mismos antioxidantes que reducen el envejecimiento celular también ayudan a prevenir la formación de tumores, lo que la hace bienvenida a la chia en la dieta de quien quiere evitar el problema. También presenta abundancia de fibras, lo que induce el peristaltismo intestinal (movimientos intestinales) y ayuda a prevenir el cáncer de colon.

9. Protege el cerebro

La chia ayuda a las funciones cerebrales por contener magnesio, nutriente esencial para el pleno funcionamiento del cerebro y conexiones cognitivas. Además, la semilla contiene ácidos linoleicos y alfa-linolénicos que están relacionados con la formación de las membranas celulares, las funciones cerebrales y la transmisión de impulsos nerviosos.

 

Facebook Commentarios