También llamado cáncer cervical, puede prevenirse a partir de hábitos simples, pero muy eficaces.

¿Qué es?

El cuello del útero está situado al final de la vagina, es decir, entre los órganos externos e internos, lo que lo hace más expuesto al riesgo de contraer enfermedades.

Este tipo de tumor es causado por una infección persistente por algunos tipos del virus del Papiloma Humano conocidos popularmente como VPH.

Se trata de una infección muy común que no evoluciona hacia un tumor en la mayoría de los casos. Sin embargo, en algunos casos se producen cambios que hacen que las células sean malignas y, de este modo, propician el cáncer.

La enfermedad suele detectarse en la mayoría de los casos mediante exámenes preventivos, como el papanicolau, y tiene una elevada tasa de curación.

Tipos de cáncer de cuello uterino

El cáncer de cérvix se clasifica desde su aspecto en el microscopio. La mayoría de los casos es carcinoma de células escamosas, es decir, se desarrolla a partir de células de la parte exterior del cuello del útero que presentan características escamosas.

Normalmente se originan en la zona de encuentro de la parte interior y exterior del cuerpo.

Otra variante de este tumor se denomina adenocarcinoma, que se desarrolla a partir de células glandulares localizadas en la parte interna del órgano.

Menos frecuente es el tipo que combina características de carcinoma y adenocarcinomas, que se denomina carcinoma adenosescamoso o carcinoma mixto.

Causas

La principal causa del cáncer de cérvix es la infección persistente por el virus del Papiloma humano, conocido popularmente como VPH. Algunos factores de riesgo pueden facilitar este tipo de situación:

Seguro te interesa  3 Alimentos de dieta que dañan tu salud

– Inicio precoz de la actividad sexual;

– Múltiples socios;

– Fumadores;

– Uso prolongado de anticonceptivos;

– Mala higiene.

Síntomas del cáncer de cérvix

Este cáncer, en la mayoría de los casos, se desarrolla lentamente y puede que no presente síntomas en la fase inicial. Las manifestaciones aparecen en casos más avanzados y las más comunes son::

– Sangrado vaginal intermitente;

– Sangrado después de una relación sexual;

– Secreción vaginal anormal;

– Dolor abdominal;

– Quejas urinarias e intestinales.

Pronóstico

La enfermedad, cuando se diagnostica antes o en una fase no invasiva, presenta una alta tasa de curación. Sin embargo, la patología cancerígena puede causar algunos problemas en relación con la fertilidad y la sexualidad de la mujer. Por lo tanto, es muy importante mantener una buena comunicación con el médico durante todo el tratamiento.

¿Es posible prevenir?

La prevención del cáncer de cérvix está directamente relacionada con la reducción del riesgo de contagio por VPH. Por lo tanto, es posible prevenirse efectivamente con las siguientes acciones::

Vacuna

La vacuna tetravalente frente al VPH protege frente al VPH 6, 11, 16 y 18.

Examen preventivo

Incluso las mujeres vacunadas deben someterse periódicamente al examen preventivo Papanicolau a partir de los 25 años, ya que la vacuna no protege frente a todos los tipos oncogénicos del VPH.

El examen es capaz de detectar lesiones en el área afectada por la infección antes incluso de presentar síntomas. Por eso es tan importante y debe hacerse anualmente.

Preservativo

El contagio por VPH puede evitarse parcialmente usando preservativos, tanto femeninos como masculinos. Sin embargo, el contacto con la piel de la vulva, la región perineal, perianal y la bolsa escrotal también pueden transmitir la infección.

Seguro te interesa  Seis trucos naturales para aliviar dolores de cabeza y migrañas

No fumar

La enfermedad está directamente relacionada con la cantidad de cigarrillos ahumados, por lo que el hecho de no fumar previene no solo el cáncer de cuello de útero, sino también la aparición de otros tipos de tumores.

Por último, la prevención es siempre el mejor camino. Al percibir o sentir cualquier cambio o síntoma, consulte a un médico lo antes posible.

Facebook Commentarios