Según estudios, el cáncer de piel es el tipo de mayor incidencia en la región, lo que corresponde al 33% de los diagnósticos de cáncer.

cáncer a la piel

La cirujana plástica de la Red de Hospitales San Camilo de San Pablo, Andrea Oliveira, explica que factores predisponentes como los tipos de piel (más claras y más sensibles); exposición solar (país tropical y de alta incidencia de solaridade anual); agravantes como la falta de protección solar diaria y de los exámenes de rutina para el cáncer de piel son las principales causas de una incidencia alta y de diagnóstico de las lesiones más avanzadas.

El médico señala que la mayoría de los casos de cáncer de piel pueden evitarse con medidas simples de fotoprotección. “El uso de protector solar está muy relacionado con las actividades externas, especialmente el ocio en playas y piscinas.

Sin embargo, la exposición diaria al sol durante las actividades cotidianas, como la locomoción a pie, el coche o el transporte colectivo, las actividades de Educación física y, en particular, de los trabajadores al aire libre, es mucho más dañina para la salud de la piel que la exposición intencionada.”, afirma la experta.

Aún sobre el uso del escudo, la profesional afirma que, incluso con el FPS (Factor de Protección Solar) adecuado, la exposición solar debe ser hasta las 10 de la mañana y a partir de las 16h; no se olvide de la protección adicional de sombreros y gafas con lentes adecuadas. “Además, el protector solar se volverá a aplicar cada dos horas, o después de sumergirse en el mar o en la piscina. A los atletas, hay protectores más estables al sudor”, cuenta.

La especialista advierte que el cáncer de piel puede parecerse a manchas, eczemas u otras lesiones benignas. De este modo, conocer bien la piel y saber en qué regiones hay manchas hace toda la diferencia a la hora de detectar cualquier irregularidad.

Sólo un examen clínico realizado por un médico especializado o una biopsia puede diagnosticar el cáncer de piel, pero es importante prestar atención a los siguientes síntomas:

*Una lesión en la piel de apariencia elevada y brillante, translúcida, rojiza, marrón, rosea o multicolorida, con corteza central y que sangra fácilmente;

*Una pinta negra o marrón que cambia su color, textura, se vuelve irregular en los bordes y crece de tamaño;

*Una mancha o una herida que no se cura y sigue creciendo presentando escozor, costras, erosiones o hemorragia.

Facebook Commentarios