Connect with us

Actualidad

California, el más mortífero incendio no da descanso

Published

on

0
()

Hace varios días que California, en los Estados Unidos, es el escenario de dos incendios de grandes proporciones. Al menos 50 personas perdieron la vida y más de 100 continúan desaparecidas. Tres centenares de miles de personas fueron desplazadas. Las vegas, ciudad en el norte del estado, ha desaparecido del mapa.

California y el climático

Siempre hay quien niegue la existencia del cambio climático, pero las señales son cada vez más evidentes: no sólo existen como vinieron para quedarse. Cuando dos de los mayores incendios alguna vez registrados en California, en los Estados Unidos, declarar la guerra, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha asignado las responsabilidades de las calamidades y de las “muchas vidas perdidas” a la “enorme mala gestión forestal”.

“Solución ahora, o ningún pago federal”, escribió Trump en Twitter. Las reacciones no se hicieron esperar y una de ellas vino de una de las personas que perdió la casa en uno de los incendios: el conocido músico Neil Young. “California es vulnerable – no, porque hay una mala gestión forestal como DT [el nuestro por así decirlo presidente] me gustaría que pensáramos.

Todos somos vulnerables porque el cambio climático existen: los acontecimientos climáticos extremos y a nuestra prolongada sequía son parte de ellas”, dijo el músico en su página web oficial. “Una respuesta absolutamente cruel”, agregó la cantante Katy Perry. Y Rod Stewart Trump criticó diciendo que la “California necesita de palabras de apoyo y aliento, no de amenazas o dedos apuntando o reclamos”.

Enfrentamientos al gobierno

No es la primera vez que personalidades ligadas al cine o a la música se enfrentan públicamente el Presidente de los Estados Unidos, pero esta vez fueron las propias víctimas a hacerlo.

Hace casi una semana que la California arde sin parar. Dos incendios de grandes proporciones, en el Camp Fire, en el norte, y otro en Woolsey, en el sur. El primero, ya que es considerado el incendio más mortífero en la historia de California y que comenzó el jueves de la semana pasada, ya causó la muerte de al menos 48 personas, mientras que el segundo hizo dos víctimas mortales.

Ambos cuentan con la oposición de más de ocho mil bomberos y decenas de medios aéreos, que no han sido suficientes para sofocar las llamas.

Si el incendio de CampFire amenaza a las poblaciones de clase media y baja, ya que el de Woolsey avanza contra las casas de los famosos de la industria de la música y del cine. Kim Kardashian y Kanye West fueron obligados a abandonar su casa de 60 millones de euros, pero contrataron a los bomberos privados para salvarse – privilegio que las personas del incendio de Camp Fire no tuvieron.

Ya Gerard Butler, Robin Thicke, Miley Cyrus y Neil Young vieron sus casas queden reducidas a cenizas y unirse en las estadísticas a las más de 400 casas destruidas. El incendio de Woolsey ya consumió por lo menos 96 mil hectáreas y lo más probable es que el número aumente en los próximos días. El miércoles, los bomberos ya habían logrado contener el 47% del incendio.

Desarrollo del infierno en California

El avance abrupto de las llamas en el Camp Fire, que llegaron a recorrer el equivalente a un campo de fútbol americano en sólo un segundo, y tomó a todos desprevenidos. Sin saber qué hacer, los habitantes de Paradise pensaron que iban a morir. “Llamé por teléfono y le dijo: ‘Nick [su esposo], voy a morir y no voy a salir de aquí.

Hay llamas por todo lado y no sé qué hacer”, contó Nichole Jolly, enfermera en el Hospital de Paradise, a la cadena CNN. “Él respondió:” No mueras, corre. Si vas a morir, muere a luchar. Tienes que correr'”. Jolly corrió a su coche y, sin mirar atrás, aceleró hasta golpea en un camión de bomberos. Los bomberos colocaron en el interior de su coche, pero, por radio, advirtió la central que no iban a conseguir salir de allí sin apoyo aéreo. No obtuvieron respuesta y, sin más ni menos, que surgió de un bulldozer que les abrió el camino. Aceleraron sin mirar atrás y llegaron al hospital, donde Jolly se unió a sus compañeros y comenzó a atender a los heridos. No tuvo tiempo para reponerse, contó.

No fue la única experiencia a conmover los norte-americanos. Whitney Vaughan y su marido estaban en su casa en Paradise cuando vieron las llamas que surgen en el horizonte. “Estaban a silbar y a avanzar tan rápido”, dijo Whitney. Apenas tuvieron tiempo de recoger unos cuantos pertenencias y salir de casa. En la calle, vieron a un hombre con un bebé en los brazos, a correr “tan rápido como podía”.

Entraron en el coche, pero rápidamente se vieron bloqueados en el tráfico. En pánico, otros conductores intentaron abrir el camino embatiendo otros coches y bloqueando aún más el paso. Acorralados, los conductores y sus familias abandonaron los coches y corrieron en dirección a un lugar seguro. “No había ningún bomberos”, dijo Whitney. “Apenas hemos podido permanecer al frente de las llamas”, añadió, indicando que “pensábamos que las llamas nos iban a matar”. Los coches arderan todos.

Las autoridades tratan de hacer todo lo que pueden para luchar contra las múltiples frentes de los varios incendios, pero no están teniendo éxito. “Nuestros bomberos se enfrentan a condiciones de fuego duras y extremas que dicen nunca haber enfrentado”, explicó el jefe de los bomberos de Los Ángeles, Daryl Osby, el pasado domingo.

El Departamento de Bomberos de California se vio obligado a pedir a los bomberos de otros estados que lo viniera a ayudar. Texas, Arizona, Montana, Alaska, Indiana y Georgia fueron algunos de los 17 estados que respondieron al llamamiento.

“El Departamento de Bomberos de California quiere reconocer los muchos socios de fuera del Estado, que se unieron en la lucha contra los incendios forestales”, escribió en Twitter una etiqueta con una imagen a identificar en un mapa del país de los estados que enviaron refuerzos.

El cambio climático

Cada gran catástrofe natural, es inevitable referirse a las alteraciones climáticas. Si no como causa, por lo menos como catalizador. Y así es con los incendios de California, uno de los Estados más afectados por el cambio climático en América del norte.

La mayoría del territorio del Estado se mantiene atipicamente seco, aunque la sequía ha reducido con una serie de tormentas de invierno en las últimas semanas. No obstante, más de la mitad de la California se encuentra en una situación de sequía moderada o peor, con el 18% de su territorio con condiciones de sequía extrema.

Por ejemplo, hace 211 días que Paradise no a través de la lluvia, haciendo que su ubicación en las estribaciones de las montañas de Sierra Nevada, era muy propicia a que los árboles secas y muertas se acumulasen, sirviendo de combustible para el incendio.

Según el Servicio Forestal estadounidense y la Universidad de Montana, la disminución de la precipitación y sequías más largas son las principales causas de los incendios en el Estado.

Y si no fuera suficiente que el territorio estaba en gran parte seco, los fuertes vientos fueron otro aliado de peso del incendio.

Vientos de más de 64 km/hora, que, a veces, supera los 70 km/hora, marcaron el martes en el sur de California. Llegaron a ser tan fuertes que, en el frente del incendio en Woolsey, en las inmediaciones de su casa de Malibú, en el sur del estado, se formó un tornado de fuego – fenómeno registrado por primera vez el 23 de julio de este año, en otro incendio en California.

 

 

Facebook Commentarios

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación / 5. Recuento de votos:

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias