Connect with us
casa blanca casa blanca

Internacional

BROTE en la Casa Blanca. ¿Qué reglas se rompieron?

Published

on

En solo unos días, el número de infectados por el nuevo coronavirus en el círculo cercano de Donald Trump superó el número de contagios en todo Taiwán. Ya son más de una docena los funcionarios de la Casa Blanca contagiados, entre ellos la Secretaria de prensa del Presidente, dos periodistas y, más recientemente, el consejero Stephen Miller. ¿Cómo llegó el brote a este punto?

casa blanca

Estados Unidos sigue siendo la nación más afectada por la pandemia, con un promedio de 700 nuevos casos cada día que pasa. Uno de los brotes más recientes ocurrió en la Casa Blanca, pasando por el Presidente Donald Trump. En los últimos días, el número de infectados en su círculo ha superado incluso el de nuevos casos en todo Taiwán – apenas ocho en una semana -, a pesar de que allí habitan 23 millones de personas.

Al observar las directrices creadas por los expertos para detener la propagación del brote, se puede concluir que la Casa Blanca no ha cumplido con varias de ellas, lo que podría explicar, al menos en parte, por qué el número de casos en las instalaciones no deja de aumentar.

El Centro de control y prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos dicta que todas las personas deben usar máscaras en lugares públicos o cuando están en contacto con personas que no viven con usted.

Sin embargo, poco después de ser dado de alta del Hospital Militar Walter Reed, Donald Trump se quitó la máscara para hablar con los estadounidenses desde el balcón de la Casa Blanca, pasando luego a entrar en las instalaciones aún sin la máscara puesta. La actitud alarmó a los expertos, según los cuales el Presidente sigue siendo contagioso.

Otra regla rota por la Casa Blanca fue la del distanciamiento social. Según el CDC, en cualquier evento se debe garantizar una distancia de dos metros entre los participantes y se debe optar, siempre que sea posible, por actividades al aire libre.

A pesar de esto, durante el evento en el que se anunció el nombramiento de Amy Coney Barrett para el Tribunal Supremo, no se cumplió el distanciamiento social. Además de no haber espacio entre las plazas sentadas, gran parte de los participantes convivió sin máscara, distribuyendo abrazos entre sí y, posiblemente, contribuyendo para la extensión del brote.

También la orientación sobre el autoaislamiento habrá sido quebrantada por el propio Presidente. A pesar de que el CDC dicta que las personas infectadas por el nuevo coronavirus deben aislarse y no salir de su casa o del hospital donde están hospitalizadas, Trump decidió dar un paseo en automóvil mientras todavía estaba hospitalizado en Walter Reed.

Encerrado en el vehículo con agentes de seguridad, el Presidente podría haberlos puesto en riesgo innecesario.
Errores en el seguimiento de contactos

Por último, la orientación sobre el seguimiento de contactos también parece haber sido irrespetuosa. Las personas contagiadas deben informar sobre todas aquellas con quienes han estado en contacto cercano en los últimos días, para que también éstas puedan ser probadas y para que se rompan cadenas de transmisión del virus.

Sin embargo, a pesar de que Joe Biden y su equipo estuvieron cerca de Trump durante la noche del debate presidencial, ninguno de ellos fue informado personalmente sobre el diagnóstico del Presidente. También un funcionario de la Casa Blanca y un periodista de CNN que es corresponsal allí que dieron positivo la semana pasada dijeron que no habían sido contactados para el seguimiento de sus contactos.

A finales del martes, la Casa Blanca envió un correo electrónico general a los funcionarios informando que había completado “todo el seguimiento de contactos” de los casos de infección confirmados, apelando a cualquier persona que no haya sido contactada pero que haya estado con alguien contagiado que lo comunique a la oficina médica de la que es la residencia oficial del Presidente.

El mismo e-mail establece además nuevas orientaciones relativas al uso de máscara, a la prueba aleatoria de empleados, a la posibilidad de cuarentena y a casos de síntomas de Covid-19.

“Seguimos alentando a los empleados a usar máscara u otra protección facial, especialmente cuando el distanciamiento social no es una opción. Recordamos que todos los que entren en el ala oeste [donde se sitúa la Sala oval] tienen que usar máscara”, subraya el comunicado.

Desde el inicio de la pandemia en los Estados Unidos, más de 7,5 millones de personas han sido contagiadas. De esos, 211 mil no sobrevivieron. Hasta la fecha, el país cuenta con 3,3 millones de casos recuperados.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias