Los primeros ministros británico e irlandés se reunirán en el noroeste de Inglaterra para hablar del Brexit, acompañados de asesores para “discusiones detalladas”.

Brexit

Los primeros ministros británico e irlandés se reunirán hoy en el noroeste de Inglaterra para hablar del Brexit, acompañados de asesores para “discusiones detalladas”.

La reunión de Boris Johnson con Leo Varadkar a la hora del almuerzo será “privada, para permitir que los líderes y sus equipos tengan discusiones detalladas”, según un comunicado de la oficina del jefe del Gobierno británico, publicado el miércoles.

No se ha especificado el lugar y no se harán declaraciones a la prensa.

El viernes también se celebrará una reunión en Bruselas entre el ministro británico para el Brexit, Steve Barclay, y el negociador jefe de la Unión Europea, Michel Barnier, para hacer balance de las negociaciones técnicas para llegar a un acuerdo de salida.

El miércoles, Barnier explicó en el Parlamento Europeo los argumentos para rechazar la propuesta del gobierno británico de crear una zona reglamentaria común entre Irlanda del Norte y la vecina Irlanda para facilitar la circulación de productos agroalimentarios e industriales.

“El primer ministro Johnson reconoce que una alineación para los bienes es indispensable y estamos de acuerdo en esto. Sin embargo, para resolver el problema de los controles aduaneros, el Reino Unido propone únicamente que en el Acuerdo internacional que nos unirá exista un compromiso jurídico para evitar, en cualquier caso, los controles regulatorios en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte. Por supuesto, compartimos este objetivo, pero nuestra duda se refiere a aceptar un sistema que no existe, no ha sido probado, de control disperso en la isla de Irlanda”, indicó.

Seguro te interesa  Libertex: Los índices europeos permanecen bajo la presión del conflicto con Trump

El Sr. Barnier ha defendido la necesidad de “controles aduaneros rigurosos en todos los límites de nuestro territorio, en las fronteras exteriores de nuestro mercado único. Necesitamos controles creíbles porque se trata de la credibilidad de nuestro mercado único”.

También cuestionó el papel reservado a Irlanda del Norte, cuyas autoridades autónomas tendrían el poder de autorizar (o revocar) la adaptación a las normas del mercado común en ese territorio cada cuatro años.

La propuesta del gobierno británico pretende sustituir el mecanismo de salvaguardia denominado backstop, diseñado para proteger el proceso de paz en Irlanda del Norte, que impone la ausencia de fronteras físicas o controles aduaneros en la circulación de mercancías con la vecina República de Irlanda, miembro de la UE.

Facebook Commentarios