Por lo menos 2,3 mil millones de personas en todo el mundo todavía no tienen acceso a saneamiento básico. El fundador de Microsoft quiere cambiar eso.

Bill Gates, fundador de Microsoft, ha estado en Beijing, en un evento dedicado al tema del saneamiento, este martes, para, al lado de un contenedor con heces humanas, presentar 20 ideas para mejorar el saneamiento en lugares que no cuentan con redes de alcantarillado. Una de estas ideas es un inodoro reinventado.

El recipiente con heces causó “algunas risas de la audiencia”, pero, de acuerdo con lo que Bill Gates escribió en su blog, sirvió “para llamar la atención sobre una cuestión que mata a más de 500 mil personas cada año: el mal saneamiento”. De acuerdo con las cifras de la Organización Mundial de la Salud, en 2017, por lo menos 2,3 mil millones de personas no tenían acceso a saneamiento básico en todo el mundo.

El contenedor tenía un propósito – el de ilustrar el peligro que pueden suponer los vertidos no tratados. Gates presentó los números: dentro de ese recipiente contenía “casi 200 millones de rotavirus, 20 mil millones de bacterias shigella y 100 mil huevos de larvas parasitarias”.

Estos son los principales causantes de enfermedades como el cólera, la diarrea y la disentería, que son algunas de las causas de muerte evitables que más matan por año. A la falta de una red de saneamiento eficiente, estos excrementos terminan, muchas veces, en el agua de consumo. La falta de agua potable y saneamiento básico está en el origen de la muerte de alrededor de 842 mil personas.

“En los países ricos, tenemos las alcantarillas que traen agua limpia y llevan el agua sucia, en casi todos los casos hay una central de tratamiento”, explicó Gates en una entrevista con la BBC. “Pero también hay ciudades nuevas con menos personas ricas, donde los desagües no se han construido y nunca serán, por eso la pregunta es: ¿qué se puede hacer? Como se puede procesar los desechos humanos sin un sistema de alcantarillado?”

Un inodoro revolucionaria

La fundación Bill y Melinda Gates, dedicada al desarrollo humano, ha trabajado estos temas durante siete años, con una inversión que superó los 200 millones de dólares. Los años de trabajo dieron como resultado 20 prototipos de productos sanitarios, pensados para destruir bacterias y otros organismos causantes de enfermedades.

“Hace una década, nunca pensé que iba a saber tanto sobre caca”, bromeó Gates durante la presentación. “Y nunca pensé que Melinda me tendría que decir que deje de hablar acerca de sanitarios y material fecal a la mesa de la cena.”

El magnate describió la tecnología de este sanitario como uno “de los más significativos avances en el saneamiento en casi 200 años”. En pocas palabras, este sanitario funciona como una “central de tratamiento en pequeño” que se alimenta por sí sola. “Descompone los desechos humanos y destruye los gérmenes”. El agua está limpia y los sólidos resultantes pueden ser utilizados como fertilizantes.

Este prototipo será capaz de controlar los olores, separar los residuos sólidos de líquidos y controlar los residuos menstruales, entre otras cosas.

Facebook Commentarios