Es muy común pensar en grupos o amigos a la hora de planear un viaje. Nada más natural, después de todo, siempre es bueno estar cerca de quien nos gusta. Esto hace que la posibilidad de viajar solo sea casi automáticamente ignorada. La experiencia de viajar solo(a), además de engrandecedora, garantizará una variedad de beneficios para nuestra vida.

Ventajas de viajar solo

Actualmente, casi no hay quien no trabaje o estudie mucho. La sociedad ha evolucionado y las demandas han cambiado. Tenemos que estar cada vez más involucrados con el trabajo y siempre actualizando el conocimiento. O sea, el cansancio de la prisa del día a día es inevitable, por lo pronto, el viaje es necesario.

Así, la primera cosa que viene a la mente a la hora de planificar las vacaciones es el hecho de poder viajar. No hay quien no le gusta viajar, ya que esta práctica sin duda hace bien. Pero, casi siempre, ya sea por miedo o temor, acabamos pensando en organizar viajes en grupo o con amigos.

Lo ideal sería que todos nosotros tuviéramos la oportunidad de viajar solos al menos una vez por año. Por qué? Algunos de los motivos simples y convincentes son:

Usted gana confianza

Al viajar solo(a) debe hacer frente a desafíos muchas veces inesperados. Normalmente, todos son vencidos fácilmente a través de nuestras propias decisiones. La confianza frente a las situaciones aumenta.

Libertad y flexibilidad

Viajar solo es poder organizar el horario de la manera que quieres. Es poder planear una visita a un local sin necesidad de la aprobación de los otros. Es la posibilidad de elegir qué y cuándo se quiere conocer. Ejemplo clásico? Usted no tiene que esperar 30 minutos más para salir solo porque alguien aún está terminando de tomar el baño.

Hacer amistades

Cuando viajamos en grupo o con amigos, apenas estamos abiertos a conocer nuevas personas. Es un círculo cerrado. Cuando viajamos solos estamos propensos a hablar y chatear con otras personas. Conocemos y hacemos nuevos amigos.

Usted no está solo

Viajar solo no es hacer frente a la soledad, sino todo lo contrario. Basta, por ejemplo, ver los albergues, repletos de viajeros “solitarios” que hacen amistad entre sí. Casi siempre los mejores programas salen de ahí.

Usted puede hacer lo que quiera

Es así de simple. Usted puede comer un famoso helado italiano sin la necesidad de “por qués” o sin preguntar si alguien está de acuerdo. La libertad de elección es una de las principales ventajas de viajar solo.

Usted vence sus miedos

Cuando viajamos solos, además de que ganemos confianza, superamos nuestros miedos. Hemos aprendido a no tener miedo de la oscuridad, del mar, de altura. Basta con viajar y conocer los lugares. Poco a poco los miedos van siendo tomados por una satisfactoria sensación de logro.

Usted ahorra

Cuando estamos solos tenemos una menor propensión al gasto. Esto sucede porque se evitan los clásicos cafezinhos la vuelta de cada esquina. Usted también no tiene necesidad de hacer un seguimiento de cada programa que el grupo o los amigos decidan hacer. Muchas veces, preparamos el viaje en la mente de una manera, pero en realidad gastamos el doble cuando estamos acompañados.

 

Facebook Commentarios