Las algas crecen dentro o cerca de las aguas saladas. Hay varios tipos, y generalmente contienen muchos minerales sanos que son fáciles de digerir para el cuerpo.

algas

Su consumo puede ayudar con la función tiroidea, la salud digestiva y la pérdida de peso. Entre los tipos de algas se incluyen: algas nori, kelp, wakame, kombu, dulse y blue-green, como espirulina y chlorella.

Generalmente son un buen suministro de proteínas, carbohidratos, fibras, minerales y ácidos grasos poliinsaturados. Además, contienen vitamina C, vitamina B, vitamina A, vitamina E, hierro y yodo. También contiene antioxidantes que pueden proteger el cuerpo del estrés oxidativo y reducir la inflamación. Según un estudio en el Journal of Food and Drug Analysis, kombu es la fuente más rica de yodo, lo que puede ayudar al buen funcionamiento de la tiroides.

Los alimentos ricos en fibras pueden ayudar a la diabetes. Esto se debe a que grandes cantidades de fibras ayudan a regular los niveles de glucosa en sangre y los niveles de insulina. Añadir algas a la dieta puede ayudar a aumentar la ingesta de fibras de una persona sin un aumento importante de calorías. Un estudio de 2018 en ratas descubrió que compuestos en un tipo de alga marina pueden reducir directamente los marcadores de diabetes tipo 2, como el alto nivel de azúcar en sangre.

Sus compuestos también pueden reducir los factores de riesgo para la diabetes, como inflamación, grasas y sensibilidad a la insulina. La fibra presente en ellas puede ayudar a alimentar las bacterias del intestino que rompen la fibra en compuestos que mejoran la salud intestinal y la salud del sistema inmunológico.

La fibra ayuda a la persona a sentirse saciada, pero contiene muy pocas o ninguna calorías en sí misma. Las algas también pueden reducir los niveles de colesterol en la sangre, ya que las fibras solubles se unen a ácidos biliares o sales en el cuerpo.

Entonces el cuerpo utiliza el colesterol para reemplazar esos elementos, lo que puede producir una disminución del colesterol total de hasta un 18%. Para algunas personas, como aquellas que toman medicamentos para tiroides, sin embargo, es una buena idea evitar su consumo. Para las demás, su consumo sólo aporta beneficios.

Facebook Commentarios