Nacieron antes de tiempo. Requieren de cuidados especiales que respondan a su fragilidad que, sin embargo, contrasta con una fuerza que es visible en cada bebé prematuro.

En algunos países, cada vez son más los casos de prematuridad: hoy en día, uno de cada 13 niños que nace en el territorio nacional es prematuro.

Día Mundial para los bebés prematuros

17 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Prematuridad, fecha en la que los expertos se centran en los retos que es necesario superar en cuestiones que en otros casos parecen tan simple como la lactancia materna y el cambio de pañal.

En el caso de la alimentación, explica la Mendela que “el desarrollo gastrointestinal y neurológico del bebé es interrumpido en un nacimiento prematuro, afectando a la capacidad inicial del bebé para alimentarse por vía oral”.

Esto lleva a algunas complicaciones, como dificultad en producir leche o en coordinar el reflejo de succión-deglución-respiración – es por eso que, hasta que el bebé gane capacidad para alimentarse directamente del pecho, “las madres pueden proveerle a pequeñas cantidades de leche en la boca con una jeringa o con esponjas de algodón empapada de leche materna, lo que permite al bebé prematuro probar la leche, facilitar la transición hacia una lactancia completa y cubrir su boca con los componentes protectores y inmunitarios de la leche”, explica la empresa suiza.

Problemas para madres de bebés prematuros

Las situaciones estresantes y los momentos de mayor ansiedad en la mujer son también problemas comunes por las que pasan las madres de bebés prematuros. Conocer casos similares y pedir apoyo médico, es esencial.

Tal apoyo es también necesario para aprender a cambiar el pañal, un momento que parece básico pero que puede convertirse en un desafío cuando el bebé es menor que el considerado normal, bastante más sensible y está conectado a varios cables.

 

Facebook Commentarios