¿Es esta una alternativa al agua “normal” igualmente beneficiosa para el organismo?

Algunos consideran que el agua con gas es una alternativa a los refrescos, llenos de azúcares y conservantes, pero todavía hay dudas sobre su composición, así como sobre la capacidad de engordar y de generar celulitis.

agua con gas

¿Cómo se hace?

El agua puede ser gasificada de dos maneras::

Natural: el propio depósito de agua subterránea libera minerales que, en contacto con altas temperaturas, generan vapores y gases. Así pues, el líquido se calienta ligeramente y sólo entonces se embotella para su comercialización.

Artificial: es el proceso más común en la mayoría de los países, por el que el agua mineral se almacena en depósitos de inox, se le quita todo su oxígeno y, por lo tanto, recibe el gas carbónico, lo que genera la gasificación.

¿Es malo el agua con gas?

A diferencia de las demás bebidas gaseosas y el agua tradicional, la gaseosa no tiene un valor calórico alto, sino que se une a quienes pretenden reducir la ingesta de azúcar, ya sea para adelgazar o prevenir enfermedades.

Por lo tanto, el agua con gas está bien, no contribuye a la acumulación de grasa o empeora la celulitis, ya que el dióxido de carbono es eliminado naturalmente por el organismo, por lo que es común eructar después de consumirla.

La cantidad de sodio también es igual a la del agua no gaseada, lo que no contribuye a la retención líquida.

No existen pruebas científicas que cuestionen la calidad del agua con gas, es decir, que puede ser consumida también por mujeres embarazadas.

Facebook Commentarios
Seguro te interesa  ¿Está muerto por dentro? Los tres signos más insensibles del zodíaco