Las falacias del desconcertante gobierno de Ron Zacapa, hipotecado a la mafia progre-marxista– ya se caen de maduras. Tanto, que sin esfuerzo la mayoría de peruanos se da cuenta cuando se trata de juzgar alguno de los suyos, lo hacen con mucha complacencia y consideración. Todo es según el cristal con que se le mire.

hipocresía
Si la tía vaga fuese solo sospechosa de tener alguna vinculación de décimo grado de consanguinidad con el Apra o el fujimorismo hace ratón seria quemada en los hornos del SIN, pero como es integrante de los caviares la noticia de sus delitos ni siquiera aparece en alguno de los productos que edita el consorcio de la concentración mediática llamado El Comercio.

Así de mendaz e hipócrita ha resultado este régimen inaugurado por una figura –PPK– que sigue Vizcarra, mintiéndonos en forma perversa. Un personaje indescifrable, que para salvarse de su incapacidad como gobernante sencillamente dinamita el centro político peruano, amenaza el cierre del Congreso.

Es el presidente que le parecía “muy bajo” el monto de la indemnización pactada. El que respalda “plenamente” el acuerdo, agregando: “Somos respetuosos de la independencia de poderes de la Fiscalía”. El que interrumpió una visita oficial a Brasil para venir a manifestar su más “enérgico rechazo por la remoción de los fiscales José Domingo Pérez y Rafael Vela del caso Lava Jato, medida adoptada por el titular del Ministerio Público, Pedro Chávarry” Claro, el fiscal Chávarry no es amigote de la camarilla progre marxista.

El presidente que actuó escandalosamente en el allanamiento de la Diviac a casa de Alan Garcia, pero guarda profundo silencio sobre el caso de Susana Villaran, como toda la camarilla de caviares, periodistas, analistas, opinologos ¿Hasta cuándo tanto fariseísmo y preferencias?

Facebook Commentarios
Jaime Uribe Rocha Periodista y columnista en medios escritos, experto en marketing político