Una ballena que murió la semana pasada después de quedar atrapada en una playa de una isla en Escocia tenía más de 100 kilos de basura en su estómago.

La revelación fue hecha por una organización medioambiental que acompañó la autopsia del animal.

ballena

El joven animal, de diez años, murió el jueves en la playa de Seilebost, en la isla de Harris, según revela Dan Parry, responsable de la página de Facebook “Luskentyre Beach”, cuyo objetivo es alertar a los internautas sobre los riesgos de contaminación en las playas de esa región.

El animal medía 14 metros de largo y pesaba más de 26 toneladas. La basura formó una especie de bola en el estómago del animal, que incluía “cuerdas, Vasos, plásticos, bolsos, guantes, correas y tubos”, se puede leer en la página de Facebook.

A pesar de la cantidad de basura encontrada en el estómago del animal, no es posible concluir que la muerte de la ballena se deba a ese elemento. “Lo más inusual en este caso es el gran volumen”, dijo, al periódico The New York Times, Andrew Brownlow, Scottish Marine Animal Stranding Scheme, una organización responsable de recoger datos de animales muertos en la costa de Escocia.

Sin embargo, el material encontrado en el estómago “comprometió el proceso digestivo del animal”.

Debido al peso del cadáver, las autoridades no pudieron sacar el animal y tuvieron que enterrarlo en la playa. A través de Facebook, Dan Parry advirtió de la necesidad de “mejorar la forma de actuar de la industria pesquera”, pero no solo de ella. “Todos tenemos que hacer más”, escribió.

Seguro te interesa  WikiLeaks: ¿qué llevó a Ecuador a dejar de proteger a Assange?

El descubrimiento de basura en el interior de animales marinos muertos es frecuente. Pero las ballenas tienden a llamar más la atención debido a la cantidad de materia que pueden tragar.

En 2018, en Tailandia, una ballena murió después de haber tragado más de 80 bolsas de plástico en las aguas contaminadas del Sur del país.

Facebook Commentarios