Connect with us
asma asma

Salud

Asma: cómo identificarla y tratarla adecuadamente

Published

on

¡Clickear Stars!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Asma: Las enfermedades respiratorias crónicas afectan a cerca de 300 millones de personas en todo el mundo, dice Isabel Neves, del Centro de Estudios de Enfermedades Respiratorias del CHUP/SPMI.
El asma es una enfermedad respiratoria crónica que afecta aproximadamente a 300 millones de personas en todo el mundo. Aunque suele asociarse a niños y jóvenes, puede presentarse en personas de cualquier edad, por lo que se debe considerar este diagnóstico incluso cuando los síntomas no aparecen hasta la edad adulta.
Asma

asma

Asma: cómo identificarla

Se caracteriza por síntomas respiratorios cuya frecuencia e intensidad varían con el tiempo. Los más comunes son dificultad para respirar (disnea), tos, sibilancias y sensación de opresión en el pecho. Estos síntomas pueden ser desencadenados por varios factores, por ejemplo, alérgenos (polen, ácaros, pelo de animales…), infecciones respiratorias, humo de tabaco, ejercicio físico y estrés.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, aunque debe confirmarse mediante la realización de algunas pruebas, como la espirometría con broncodilatación.

El tratamiento del asma está determinado por la gravedad clínica y tiene como objetivo no solo controlar los síntomas, sino también reducir el riesgo de ataques/rebrotes y prevenir el deterioro de la función pulmonar. La mayoría de los fármacos se administran por vía inhalatoria, aunque también existen algunos que se administran por vía oral, subcutánea o intravenosa.

Durante mucho tiempo hubo pocos avances en esta área, sin embargo, en los últimos años han surgido nuevas clases terapéuticas (anticuerpos monoclonales) que han contribuido a un mejor control de los casos más graves.

Aunque el asma no tiene cura, con todas las opciones terapéuticas disponibles es posible controlar la enfermedad en casi todos los pacientes. Así, en personas sintomáticas, es importante entender si se trata de asma grave (sólo en el 5% de los pacientes es el caso) o si se trata de un asma que no está controlada por varios factores: falta de adherencia al tratamiento, uso incorrecto de inhaladores, exposición mantenida a alérgenos, entre otros.

Por lo tanto, es fundamental que todos los contactos con la atención médica se utilicen para analizar estos aspectos en detalle, incluida la revisión y optimización de la técnica de inhalación y/o el ajuste de la medicación.

También se debe tener en cuenta que los pacientes asmáticos a menudo ni siquiera son conscientes de que tienen síntomas no controlados; como están tan acostumbrados a tener siempre alguna queja, ya los consideran “normales”. 

Por lo tanto, es importante recalcar nuevamente que los objetivos del tratamiento del asma son: eliminar todos los síntomas, permitir que el paciente no tenga limitaciones en sus actividades diarias, hacer innecesario el uso de medicamentos SOS, prevenir las exacerbaciones y mantener función respiratoria normal o casi normal. Si todo esto no se está logrando, debe investigar por qué.

Por otra parte, dado que el asma es una enfermedad caracterizada por la inflamación crónica de las vías respiratorias, aun cuando se logre el control de los síntomas deseado, es fundamental mantener el cumplimiento del plan terapéutico.

Para garantizar un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado de esta enfermedad, es fundamental un mayor conocimiento sobre el asma tanto por parte de los profesionales de la salud como de los pacientes y la población en general. Solo así podremos cumplir con el objetivo de identificar y tratar adecuadamente a todas las personas con asma.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias