Apple prepara cambios a la configuración de seguridad del iPhone que van a proteger a los usuarios de los “hackers”, los servicios secretos y de la policía.

Apple ha anunciado que va a cambiar la configuración por defecto del sistema operativo del iPhone, IOS, cortando la comunicación a través del puerto de carga del teléfono si el teléfono no se desbloquea durante una hora.

En el cambio se va a cerrar la puerta de entrada usada por expertos forenses en el análisis de los teléfonos móviles de Apple en caso de investigación judicial.

El objetivo, asumido como primordial, por parte de Apple es la de proteger la privacidad de los usuarios de iPhone, pero la reconfiguración va a dificultar el trabajo de la policía en el acceso a los teléfonos móviles.

Conocida por el celo con el que se pone la privacidad de los clientes a la vanguardia de las investigaciones judiciales, como sucedió en el caso de un sospechoso de terrorismo, en los Estados Unidos, en el 2016, Apple alega que desconocía el uso dado por la policía (y servicios de inteligencia) y de la puerta de entrada para el cargador.

“Tenemos el mayor respeto por las fuerzas de seguridad y no concebimos nuestras mejoras para dificultarles el trabajo”, dijo Apple en un comunicado.

“Estamos trabajando constantemente para reforzar las protecciones de seguridad en todos los productos de Apple, para ayudar a nuestros consumidores a defenderse de los hackers, ladrones de identidad y las intrusiones en los datos de las personas”, explica a la empresa.

Una justificación como guisante debajo de los colchones. En febrero de 2016, una jueza estadounidense exigió que Apple ofreciera “una asistencia técnica razonable” al FBI para acceder al contenido cifrado de iPhone de uno de los autores del tiroteo de San Bernardino, que hizo 14 muertos en el inicio de diciembre en California. Apple negó y anunció que iba a contrarrestar la orden judicial “sin precedentes” y que era “una amenaza” para los clientes.

 

Facebook Commentarios