Amal Clooney contó su experiencia personal y de los refugiados del Líbano, y habló sobre el país que la acoge. Sobre la política de inmigración de Trump dice que, no sólo es ilegal, es inmoral.

“Yo soy una refugiada”, dijo Amal Clooney ante una audiencia atenta y silenciosa en el Festival Internacional de las artes de Toronto — Luminato, que terminó el domingo. La abogada de derechos humanos habló con su suegro y periodista de larga data, Nick Clooney, sobre la actual crisis de los refugiados, de la que el mundo asiste y acabó por dar su ejemplo personal. Sobre la política de “tolerancia cero” de Donald Trump, dice que viola la ley internacional.

Ante una audiencia atenta, Amal Clooney aprovechó para defender su compromiso para con los refugiados y la necesidad de ayudar, acabando por recordar uno de los momentos más impactantes de su vida, de acuerdo con el periódico canadiense The Globe and Mail.

Si el gobierno del Reino Unido no me hubiera extendido la mano cuando mi familia estaba por huir de la guerra en el Líbano, no podría haber crecido en un ambiente seguro, ni recibir la educación que tengo hoy, ni hacer nada de lo que he venido a hacer”, contó.

La mujer de George Clooney se mostró agradecida por el hecho de que le hayan dado, a ella y a su familia, la oportunidad que le dieron: “Estoy muy agradecida por haber podido entrar en un país que mostró compasión por mí”. Y fue entonces que hizo el puente para el actual problema que se ha vivido en las últimas semanas en lo que a inmigración se refiere. “Ojalá que esto estuviera pasando en más países en todo el mundo”, remató la abogada.

Sobre la separación de familias en la frontera de México con los Estados Unidos fue enfática: “Es vergonzoso. No sólo es ilegal, es inmoral”. Y atacó a la más reciente medida del presidente estadounidense — la firma de una orden ejecutiva para resolver temporalmente el problema de las familias de migrantes separadas, que, en el fondo, no pone fin a la política de “tolerancia cero” –, afirmando que no resuelve el problema y que muestra “cero de la humanidad”.

Escuchar las grabaciones de audio de los niños… y ver las imágenes de los niños en jaulas, no puedes creer que estás hablando de los Estados Unidos de América”, prosiguió Clooney.

Desde que se casó con George Clooney, la vida de la abogada ha cambiado bastante, en particular debido a la exposición pública. Sin embargo, Amal Clooney explicó que esta exposición puede ser utilizada para ayudar a varias causas, tal como lo ha venido haciendo. “Puedes girar las candilejas para algo importante y ayudar a las personas a través de la concientización. Las peores cosas pasan en la oscuridad y, como un famoso jurista dijo: “La luz del sol es el mejor desinfectante'”, remató.

En el principio de la semana pasada, y según la revista People, la Fundación Clooney hizo una donación de 100 mil dólares al Young Center for Immigrant Children’s Rights, una organización que representa a los niños separados de sus familias en el tribunal.

 

 

Facebook Commentarios