Connect with us
Alan Garcia mas de 40 anos de carrera politica 0 Alan Garcia mas de 40 anos de carrera politica 0

Actualidad

ALAN GARCÍA EN EL TIEMPO

Published

on

¡Clickear Stars!
(Votos: 4 Promedio: 3.5)

Por: José Antonio Torres Iriarte

Víctor Raúl Haya de la Torre como fundador de la Alianza Popular Revolucionaria Americana en 1924 sentó las bases de un gran movimiento continental que marcó la historia política latinoamericana a lo largo de medio siglo, siendo un referente en la organización de partidos de frente único que impulsaron procesos políticos democráticos en nuestra región. Alan García Pérez en su condición de discípulo de Víctor Raúl fue capaz de conducir políticamente al aprismo a la gran victoria en los comicios generales de 1985, logrando imponerse a Alfonso Barrantes candidato de la Izquierda Unida.

Alan Garcia mas de 40 anos de carrera politica 0

Elegido presidente a los 36 años

Con sólo 36 años fue elegido en primera vuelta, dejando atrás la persecución, la proscripción política, el veto y el fraude que impidieron a lo largo de décadas que las mayorías nacionales representadas por el aprismo lleguen al gobierno, bajo el liderazgo de Víctor Raúl. Alan García desde su retorno de Europa en 1977, demostró sus dotes de orador, siendo parte de la gran campaña nacional por la Asamblea Constituyente de 1978.

La elección de Alan García como Secretario General del APRA en 1982, su liderazgo como Diputado fueron perfilando su liderazgo nacional, logrando imponerse en primera vuelta en un contexto de crisis económica y acciones terroristas en alza impulsadas por las hordas maoístas de Sendero Luminoso. La victoria del APRA representó un reto para un partido histórico liderado por un político, que pocas semanas después de haber asumido el gobierno, ganó notoriedad y prestigio internacional, cuando en el discurso del 28 de Julio de 1985 (en el Congreso nacional) propusó reducir el pago del servicio de la deuda externa hasta un límite no mayor al 10 % del valor de nuestras exportaciones anuales.

En medio de una coyuntura internacional signada por la llamada «crisis de la deuda», caída de los precios internacionales de las materias primas, inflación desbordante y violencia terrorista; el gobierno peruano desafió a los organismos financieros internacionales y al Club de París. Cuando en Setiembre de 1985, el presidente García en la Asamblea General de las Naciones Unidas es ovacionado reiteradas veces, su liderazgo latinoanericano se consolida.

La expresión «Deuda o Democracia» como disyuntiva política, fue más allá del lirismo político, para convertirse en una propuesta de acción política continental; que tiempo después no lograria consolidarse por la falta de acción conjunta de los principales países deudores (Brasil y Argentina entre otros). No olvidemos que en la década de los ochenta, el mundo aún confrontaba una abierta bipolaridad, la URSS estaba vigente, la Europa del Este estaba sometida a la órbira soviética, aún no había sido derribado el ominoso Muro de Berlín, existía un acentuado proteccionismo y se concebía la integración regional bajo el concepto de las propuestas de la CEPAL expresadas en la industrialización por «sustitución de importaciones».

El gobierno aprista liderado por Alan García tuvo amplia mayoría en la Cámara de Diputados e incluso mayoría en el Senado. Sendero Luminoso le había declarado la guerra al Perú y al aprismo en especial; más de 1200 apristas militantes de base, dirigentes, autoridades locales y funcionarios fueron asesinados vilmente durante el quinquenio 1985- 1990.

Alan García en un contexto internacional adverso, con una oposición forjada a raíz de la pretendida estatización de la banca, con un partido con presencia en todo el país, que había logrado una amplia victoria en las Elecciones Municipales de 1986 (incluyendo Lima) e incluso importantes victorias en el interior del país en 1989, concluyó su gobierno con la gran posibilidad de que el candudato aprista compita en la segunda vuelta electoral con Mario Vargas Llosa (FREDEMO).

El presidente García intentó impulsar el programa aprista primigenio, cayendo en desequilibrios macroeconómicos, desbordante inflación y una caída del PBI importante a partir de la segunda mitad de 1988. Alan García confrontó con las fuerzas del antiaprismo de derecha, con la oposición de Izquierda Unida en el Congreso, con el terrorismo senderista y el MRTA que no tuvo reparo en utilizar el secuestro y el aniquilamiento selectivo como armas políticas.

Alan García y su liderazgo continental

El presidente Alan García demostró siempre que su liderazgo continental se mantuvo en alto; siendo su presencia (durante esos años) en foros regionales e internacionales por un lado; así como sus visitas oficiales a Argentina, Uruguay, México y Centroamérica saludadas con entusiasmo.

No puedo olvidar como Alan García fue largamente ovacionado (el más aplaudido) en el Estadio Nacional de Santiago, con motivo de la Ceremonia de Asunción al gobierno del presidente Patricio Alwin en Marzo de 1990. El 5 de Abril de 1992, su casa fue asaltada por las tropas militares, por orden del dictador de turno. El presidente García salvó la vida, paso a la clandestinidad y semanas después el gobierno de Colombia le otorgó asilo.

Su retorno al Perú en Enero del 2001 y su reencuentro con el pueblo en la Plaza San Martin son un hito en la historia política nacional. Alan García estuvo cerca de alcanzar la presidencia en el 2001, en las Elecciones Regionales y Municipales del 2002 encabezó la campaña nacional del aprismp, siendo electo por segunda vez presidente en los comicios del 2006. Su segundo gobierno demostró su calidad de estadista, derrotando al candidato del chavismo en segunda vuelta.

Los logros del segundo gobierno del presidente García pueden resumirse en el crecimiento económico, la reducción de la pobreza, las grandes obras de infraestructura como el Metro de Lima, decena de miles de obras en todo el país, la suscripción de Tratados de Libre Comercio, el liderazgo continental que convirtió al Perú en un país referente en América Latina.

Sin necesidad de contar con mayoría en el Congreso, fue capaz de concertar con otras fuerzas políticas e impulsar una agenda política con objetivos definidos. Más de 6 millones de peruanos superaron la pobreza, incorporándose a las clases medias emergentes. El presidente Alan García en democracia, respetando a plenitud la libertad de expresión, sin ningún atisbo dictatorial demostró que es posible gobernar sin imposiciones, ejerciendo liderazgo en un contexto en el que el populismo de izquierda impulsado por el castrochavismo, el socialismo del siglo XXI, el Foro de Sao Paulo pretendían imponerse en América Latina.

Ni el APRA, ni el gobierno peruano se sometieron a los mandatos de partidos, movimientos y gobiernos con vocación autoritaria. La Alianza del Pacífico que une a México, Colombia, Perú y Chile (iniciativa del presidente García) hoy es una realidad, la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya representó una victoria de la diplomacia peruana en el concierto internacional.

Alan García logró comprender que el mundo bipolar, la Guerra Fría y el proteccionismo habían sido superados por un proceso de abierta globalización impulsada por una revolución tecnológica sin precedentes, que exigía que con realismo político se sentaran las bases del crecimiento económico, multilplicando el valor de nuestras exportaciones, convirtiendo al Perú en un destino seguro para las inversiones, aumentando el consumo de la población y asignando mejor el gasto público en obras con alta rentabilidad social.

Alan García fue víctima del asedio político

La gran revolución social del aprismo se expresó con resultados tangibles; eliminando el analfabetismo, reduciendo la pobreza en un contexto de libertad, sin atisbo alguno de dictadura. Alan García fue víctima del asedio político a lo largo de treinta años, desde los años de la confrontación política durante su primer gobierno, en los años noventa cuando el montesinismo urdió muchas maneras de incriminarlo legalmente.

Finalizado su segundo gobierno, durante el gobierno de Ollanta Humala, se impulsó la Megacomisión en el Congreso con claros propósitos políticos; tiempo después durante el nefasto gobierno de Martín Vizcarra, bajo el asedio de Gustavo Gorriti, el Instituto de Defensa Legal y el Ministerio Público; nunca cesaron en tratar de inculparlo penalmente, sin tener en cuenta la presunción de inocencia, las declaraciones exculpatorias reiteradas.

El presidente Alan García optó por el honor

La mañana del 17 de Abril del 2019, el Ministerio Público con apoyo de la DIVIAC (policía política del gobierno) se propusó detenerlo de manera preliminar (por 10 días) cumpliendo un mandato judicial. Sin lugar a dudas el objetivo político era detenerlo, esposarlo, exhibirlo y humillarlo publicamente, cumpliéndose con el plan urdido por el gobierno de Martín Vizcarra.

El presidente Alan García optó por el honor, como lo demuestra la carta que redactó y que hoy se convierte en una declaración política de primera importancia. Hoy tres años después de su muerte, ningún testimonio, declaración o prueba lo incrimina. Estoy seguro que el tiempo y la historia, le asignarán al presidente Alan García la condición de estadista y líder continental. ¡Viva ALAN GARCÍA!. Lima, 17 de Abril 2022.

PROGRAMA PERIODISTICO DE ANALISIS SOBRE LA PARTIDA DE ALAN GARCÍA PEREZ

 

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias