LB-1, como se ha llamado el fenómeno, rompe con los modelos científicos actuales gracias a su masa 70 veces mayor que la del Sol.

agujero negro

Los científicos encontraron un agujero negro tan grande que, en teoría, no debería existir. El llamado LB-1 fue detectado en la Vía Láctea a 15.000 años luz de la Tierra y posee una masa 70 veces mayor que la del Sol, según la Academia China de Ciencias.

El descubrimiento fue publicado en la revista Nature el miércoles 27 y puede romper con los conocimientos actuales de evolución estelar.

LB-1 es un agujero negro estelar del tipo que se forma cuando las estrellas mueren y explotan. Los investigadores creían anteriormente que el límite de tamaño de estos agujeros negros no podía ser superior a 20 veces la masa del Sol.

Eso es porque, muertas, las estrellas pierden gran parte de su masa mediante explosiones que expulsan materia y gas barridos por los vientos estelares. “Ahora, los teóricos tendrán que asumir el reto de explicar su formación”, afirma Liu Jifeng, jefe de investigación.

El equipo chino propuso una serie de teorías. El tamaño del LB-1 sugiere que “no se formó a partir del colapso de una sola estrella”, explica el estudio. En vez de eso, podrían ser dos agujeros negros más pequeños orbitándose el uno al otro.

Otra posibilidad es que este agujero negro estelar se formó a partir de una supernova fallback. El fenómeno ocurre cuando, durante la explosión, una supernova-la última etapa de una estrella que explota – expulsa material y este vuelve a caer en la supernova, creando un agujero negro. El fenómeno es posible, en teoría, pero los científicos nunca fueron capaces de probarlo.

Seguro te interesa  Científicos resucitaron cerebros de cerdos muertos

Se cree que los agujeros negros estelares están esparcidos por todo el universo, pero son difíciles de detectar porque normalmente no emiten rayos X-solo cuando absorben gas de una estrella cercana.

Así que, en lugar de buscar rayos X emitidos por agujeros negros, el equipo chino fue tras estrellas que estaban orbitando algún objeto invisible, siendo atraídas por la gravedad. Hasta hoy, sólo dos docenas de agujeros negros estelares han sido identificados y medidos en el mundo.

Temblor en la ciencia espacial

El descubrimiento puede forzar un cambio significativo en la concepción científica de la formación de los agujeros negros estelares. Esto, por tanto, puede cambiar la forma en que entendemos la actividad galáctica en un nivel más amplio.

“Nos obliga a reexaminar nuestros modelos de cómo se forman los agujeros negros de masa estelar”, afirma David Reitze, físico de la Universidad de Florida.

En mayo, el equipo de Reitze observó la colisión nunca antes vista de una estrella de neutrones y un agujero negro, lo que provocó ondulaciones en el espacio y en el tiempo.

Estos descubrimientos gemelos-la colisión, y ahora el LB-1-indican que los científicos están alcanzando, en palabras de Reitze,”un renacimiento en nuestra comprensión de la astrofísica de los agujeros negros”.

Facebook Commentarios