Una adolescente de California, Estados Unidos, confesó que utilizó las cenizas de su abuela para cocinar galletas que, posteriormente, se dividió entre las amigas que tiene en la escuela.

La policía de la ciudad de Davis está investigando el caso, admitiendo que se trató de una broma de extremo mal gusto.

La joven se mostró arrepentida.

Facebook Commentarios