Connect with us
insulina insulina

Salud

9 Mitos sobre la Insulina

Published

on

¡Clickear Stars!
(Votos: Promedio: )

Si usted tiene diabetes tipo 2 y su A1C está aumentando lentamente a pesar de sus mejores esfuerzos, la insulina puede ser el siguiente paso en el tratamiento de su diabetes. Muchas personas luchan con el pensamiento de la insulina debido a lo que han oído acerca de ella. A continuación se enumeran algunos mitos comunes sobre la insulina y hechos que pueden ayudarlo a superar sus temores.

insulina

Mito: La insulina significa que soy un fracaso.

Realidad: La necesidad de insulina no significa que usted no ha podido manejar bien su diabetes. Debido a que la diabetes tipo 2 es una enfermedad progresiva, con el tiempo el páncreas simplemente no puede mantenerse al día con la necesidad de insulina de su cuerpo, sin importar lo que haya hecho para controlar su diabetes. Cuando otros medicamentos ya no mantienen su nivel de glucosa en sangre en el objetivo, la insulina suele ser el siguiente paso lógico para el tratamiento de la diabetes.

Mito: La insulina no funciona.

Realidad: Aunque muchas personas piensan en la diabetes como un problema de” azúcar”, en realidad la diabetes es un problema de insulina. Las insulinas utilizadas hoy en día son muy similares a la insulina que el cuerpo produce de forma natural. De hecho, la insulina es la mejor manera de reducir la glucosa en sangre.

Mito: La insulina causa complicaciones o la muerte.

Realidad: La creencia de que la insulina causa complicaciones o la muerte a menudo proviene de ver lo que sucedió en el pasado a familiares o amigos con diabetes. Aunque puede ser difícil superar su miedo, de hecho, es más probable que la insulina pudiera haber retrasado o incluso evitado estas complicaciones si se hubiera iniciado antes.

Mito: La insulina causa aumento de peso.

Realidad: Es cierto que muchos pacientes que comienzan a recibir insulina aumentan de peso. La insulina ayuda a su cuerpo a usar los alimentos de manera más eficiente. Si esto le preocupa, pida que lo deriven a un dietista antes de empezar a usar insulina.

Mito: Las inyecciones de insulina son dolorosas.

Realidad: Aunque a nadie le gustan las inyecciones, la mayoría de las personas se sorprenden por lo poco que duele una inyección de insulina. La insulina no “pican”, y las agujas son muy pequeñas y delgadas. La mayoría de las personas encuentran que es menos doloroso que un dedo para controlar su nivel de glucosa en sangre.

Mito: La insulina causa hipoglucemia.

Realidad: Es cierto que la insulina puede causar una reacción baja de glucosa en sangre. Sin embargo, con las insulinas más nuevas o de acción prolongada, es menos probable que ocurra hipoglucemia. Y es raro que las personas con diabetes tipo 2 se desmayen por un bajo nivel de glucosa en sangre. Usted puede aprender cómo prevenir, reconocer y tratar la hipoglucemia y así evitar reacciones graves a la insulina.

Mito: La insulina es adictiva.

Realidad: Usted no puede volverse adicto a la insulina. La insulina es una sustancia natural que su cuerpo necesita. Si le preocupa que las personas que pueden verlo inyectarse insulina en un lugar público piensen que está consumiendo drogas ilegales, pregúntele a su proveedor si una pluma de insulina funcionaría para usted.

Mito: La insulina es demasiado cara.

Realidad: La diabetes es cara, no hay duda al respecto. Por lo general, sin embargo, la insulina suele ser menos costosa que el uso de varios tipos diferentes de medicamentos orales. Debido a que los precios pueden variar mucho en diferentes tiendas, busque los mejores precios de insulina y otros suministros.

Mito: La insulina significa que mi vida cambiará.

Realidad: Muchas personas creen que una vez que comienzan a recibir insulina, ya no pueden ser independientes, vivir solas, viajar o comer fuera de casa. Nada de esto es cierto. Con la planificación, no hay razón por la que no pueda hacer todo lo que hizo antes. Pídale a su proveedor que lo derive a un educador en diabetes que pueda ayudarlo a incorporar la insulina en su vida.

En realidad, muchas personas encuentran que sus vidas cambian con la insulina—para mejor. Tienen más energía, tienen más flexibilidad en su horario y se sienten más positivos sobre sí mismos. Después de comenzar a usar insulina, muchas personas se preguntan por qué esperaron tanto tiempo para sentirse mejor.

 

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias