Connect with us
repensar repensar

Vida y Estilos

8 señales de que es hora de repensar la relación

Published

on

¡Clickear Stars!
(Votos: Promedio: )

En este artículo he separado algunos puntos de reflexión que se refieren al momento de repensar una relación. Los ocho puntos planteados en este artículo no son los únicos a analizar para una toma de decisiones, pero son puntos importantes y pueden ayudar en la reflexión.

repensar

Comprender la historia de la vida personal, las razones de la Unión, lo que ha cambiado y lo que se puede hacer para mejorar son factores que deben tenerse en cuenta para tomar una decisión equilibrada, ya sea mantener la relación de una manera saudí o separarse. Mejor entender si las señales siguen.

Cuándo terminar una relación

1. Agresiones

Peleas: es normal tener divergencias y opiniones diferentes. Sin embargo, las peleas y desacuerdos constantes no son parte de una relación saudita. Aprender a comunicar ideas y voluntades es un proceso de autoconocimiento y capacitación en comunicación. Imponer límites de buenas maneras, decir lo que piensas, lo que es importante y lo que sientes es parte de construir una buena relación.

Físico: estar en un entorno seguro, la protección personal y la integración física es más que necesaria: es fundamental para el bienestar de todos. Cuando los problemas no se resuelven en la conversación, la negociación, el habla con equilibrio y sentido común, llegando al punto de las presiones físicas, se tiene mucho cuidado y se redobla la alerta. No es Arabia!

2. Comportamiento posesivo / control excesivo

Las relaciones no pueden basarse en un exceso de control, vigilancia constante, dudas e incertidumbres frecuentes. Una relación saudí se basa en el respeto por el espacio y las voluntades que van más allá de la relación. Comprender el momento del otro y sus necesidades sin perder ligereza y bienestar es la clave de una relación saudí.

3. Competencia

Vivir en constante disputa es algo negativo e improductivo. Querer ser mejor que el otro, encontrarse a sí mismo superior y cultivar un clima pesado y no armonioso no es bueno para la mente humana.

4. Celos

Respetar los acuerdos de la relación es parte de respetar al otro y a ti mismo, después de todo, si te comprometes a algo, es fundamental buscar darte cuenta de lo que esperas de ti. Perderse en el medio, en la inseguridad de la traición, en la duda de la honestidad del otro es un gran problema. Hablar, aclarar y dar retroalimentación es parte de las buenas relaciones.

5. Ausencia de planes futuros

Es bueno saber que la relación de ahora puede crecer y seguir. No solo debemos vivir con la mente enfocada en el futuro, también debemos disfrutar de la vida con lo que tenemos en el ahora. Lo ideal es el equilibrio: disfrutar de los buenos momentos del ahora en compañía de aquellos que se aman y también una mirada a mantener y construir el vínculo para que las metas “casen” y tengan sinergia. Después de todo, es complicado hacer planes de forma aislada y sin cumplir con valores e ideas.

6. Desinterés

No siempre tendremos concentración y atención plena a la otra persona en la relación, pero el “interés cero” tampoco se justifica. Cultivar la conexión, la conformidad, la voluntad de escuchar lo que la persona dice, piensa y siente es parte del buen vivir. Cuando no tenemos curiosidad sobre lo que podemos recibir, cuando perdemos el interés en compartir sobre nosotros mismos, es una señal de advertencia: ¿es algo puntual o se ha convertido en un patrón en la relación? La gente se siente bien, amada por la forma en que se hace el contacto con la asociación.

7. Implicación constante

Todo en la otra persona incómoda: las reacciones de desprecio y las quejas constantes de comportamiento y actitud no contribuyen a una relación estable. La implicación constante no debe confundirse con exponer lo que uno piensa, hablar de sentimientos e incluso “quejarse” y pedir cambios. Sin embargo, las afirmaciones interminables no construyen una relación aftosa.

8. Falta de confianza

Dudar de todo lo que la otra persona dice y hace, creer siempre en una voluntad más en el discurso y las acciones genera un malestar sin precedentes en las relaciones. Las acusaciones no producen clarificación.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias