Connect with us
embarazo embarazo

Vida y Estilos

8 beneficios de la medicina tradicional china en el embarazo

Published

on

Los estudios apuntan a los beneficios de la acupuntura durante el período de gestación, sobre todo en el tratamiento de problemas físicos y emocionales de la futura madre.

El embarazo es un período delicado en la vida de cualquier mujer. Pero la Medicina tradicional china puede ser una alternativa a algunos de sus síntomas principales.

embarazo

Según un estudio reciente realizado en la Universidad de Stanford, el 70% de las mujeres responde bien a los tratamientos de acupuntura durante el embarazo, especialmente en el tratamiento de los síntomas depresivos. También un estudio de la Universidad australiana de Adelaida demostró que la acupuntura reduce los síntomas de náuseas matutinas propias de este período.

Durante el embarazo, el temor de enfermarse repentinamente y de verse obligada a tomar productos farmacéuticos es común y transversal a todas las fases. Sin embargo, esta inseguridad tiende a intensificarse durante los tres primeros meses de gestación, ya que la ingestión de sustancias químicas puede provocar un aborto espontáneo.

Y es precisamente en este sentido que la práctica de la Medicina tradicional china, un proceso curativo antiguo con más de tres mil años de existencia, surge como una alternativa más saludable y menos invasiva, reduciendo la incomodidad de la embarazada.

El especialista en Medicina Tradicional China Hélder Flor asegura que “la práctica de la acupuntura trae beneficios significativos para un embarazo y una lactancia más tranquilos, porque, por un lado, no provoca efectos secundarios ni afecta al recién nacido, como, por otro, presenta mejoras en el cuadro clínico de la paciente”.

Descubra entonces cómo la acupuntura puede ser una valiosa ayuda durante el embarazo:
1. Náuseas: tal vez el síntoma que mayor molestia causa, sobre todo en los tres primeros meses de embarazo, en que el feto está más alerta a factores externos, procurando incluso protegerse de alimentos “tóxicos”: embutidos, sushi, carnes malpasadas y frutas o verduras crudas son un ejemplo dado por una investigación detallada de 2016 del periódico The New York Times. La acupuntura ayuda a disminuir la mala disposición, las náuseas, los vómitos y el exceso de salivación.

2. Insomnio y ansiedad: es normal sentir más somnolencia durante el embarazo; y la falta de descanso del cuerpo y la cabeza eventualmente afectan directamente los estados de ánimo de la madre y el feto en desarrollo. La acupuntura, rescatándose de algunas de sus técnicas, puede ayudar a reducir la ansiedad y mejorar la calidad del sueño.

3. Hormonas: las oscilaciones del Estado de ánimo y la mayor sensibilidad emocional son habituales – en gran medida debido al peso del vientre y la tensión muscular, pero pueden apaciguarse con la práctica de la Medicina Tradicional China, mediante el uso de ventosas, acupuntura o moxibustión.

4. Circulación sanguínea: los problemas circulatorios se pueden mitigar con la acupuntura, ya que la estimulación de ciertos puntos, mediante esta técnica de MTC, puede corregir algunos bloques y diagnósticos de la sangre.

5. Reposicionamiento fetal: a las 25 semanas de embarazo es posible “dar la vuelta al bebé” simplemente insertando algunas agujas de acupuntura en zonas estratégicas del cuerpo, es decir, en el área que rodea el meñique de los pies, asegura el terapeuta Helder Flor. Sin embargo, los puntos a puncturar requieren un diagnóstico previo, ya que varían de paciente a paciente. Este tratamiento puede realizarse hasta las 32 semanas de gestación, siempre siguiendo el consejo del médico obstetra.

6. Dolores lumbares:” el Centro de embarazo del cuerpo de la mujer sufre cambios durante el embarazo, en gran medida debido a la formación del feto y al peso del vientre”, avanza Helder Flor. A su vez, la curvatura de la columna lumbar es también potenciada por el crecimiento del bebé, siendo por eso más comunes los dolores en la espalda durante el período gestacional. La práctica de la acupuntura y de algunas técnicas de la MTC puede ayudar a reducir esa incomodidad – que puede ser aún apaciguado con la práctica de yoga y pilates.

7. Parto: cuando llegue el día más esperado del año, los efectos de la acupuntura serán notorios en el nacimiento del bebé, más no sea por la sensación de reducción de las contracciones uterinas. Según un estudio publicado en The American Journal of Chinese Medicine, la estimulación de ciertos puntos , a través de la acupuntura o el masaje tui na, puede rectificar la zona pélvica, evitando a su vez una cesárea forzada.

8. Posparto: la última fase del trabajo de parto, la llamada dequitadura, consiste en la salida de la placenta, el órgano responsable del oxígeno y los nutrientes que llegan al bebé durante el embarazo. Por lo general, la placenta se encuentra en la parte inferior del útero, después del feto, y su “expulsión” resulta ser lenta e incómoda para la mujer. Gracias a los efectos de este proceso medicinal alternativo, esta etapa se vuelve más indolora y rápida. Además, también se estimula la producción de leche materna.

Facebook Commentarios
Advertisement

Opinión

Fanpage PYSN

Advertisement

Noticias Curiosas (•ө•)

Actualidad

Tendencias